La danza española, protagonista del 35º Madrid en Danza que dirige Aída Gómez, del 17 al 28 de junio

208
Israel Galvan, como Eduarda de los Reyes, en El amor brujo. Foto- Daniel M.Pantiga

Cristina Marinero

Día histórico, el 10 de junio, que recordaremos con cariño después de tres meses de desasosiego vital y encierro doméstico que esperamos no vuelva a suceder. Con mascarilla, separados por butacas y filas desocupadas, hemos entrado a Teatros del Canal (al menos, en mi caso) dando gracias a la vida por volver a “normalizarse” y ofreciéndonos de nuevo la oportunidad de regresar a uno de nuestros “hábitats” naturales (el otro, los cines). El sentido recuerdo, por supuesto, a todos los que se han ido y a los suyos. Ojalá el arte les pueda proporcionar algo de consuelo ante la pérdida de los seres queridos.

El 35º Madrid en Danza va a ser un festival muy especial y la emoción de este reencuentro empapó las palabras de su directora, Aída Gómez, que ha confeccionado este programa de urgencia después de haber concluido la 34º edición hace solo cinco meses y medio. Hermoso ha sido escuchar a Marta Rivera de la Cruz, consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, decir que «le hace especial ilusión que sea la Danza la que devuelva la vida a Teatros del Canal”. Blanca Li, directora de este complejo, y muy contenta con haber dado luz a ese canal online llamado «La cuarta sala», tenía claro que “había que abrir en cuanto se pudiera”. “Al ser un teatro público, la experiencia va a ser como un laboratorio que sirva para ofrecérsela a todos los demás centros de artes escénicas”, explicó Rivera de la Cruz sobre esta primera apertura de un escenario en España, tras el confinamiento, «junto con el Arriaga, creemos, que abrirá el mismo día. Eso sí, sería una alegría saber que hay teatros que se adelanten y abran antes», confesó.

Cinco solos con música en vivo, protagonizados por nombres señeros de nuestro baile español como Israel Galván, Sara Calero,  Olga Pericet, Marco Flores y Rocío Molina, y un dúo, interpretado por la pareja de danza contemporánea Iratxe Ansa e Igor Bacovich, conforman la programación que se verá del 17 al 28 de junio.

La inauguración, el miércoles 17, está protagonizada por Israel Galván y el estreno en Madrid de su versión de El amor brujo. Estará en escena él solo, con la escenografía de un piano y una garganta. Eso sí, “transformado” en su «tía» Eduarda de los Reyes, tras empaparse desde la Gitanería de Mauel de Falla que estrenó Pastora Imperio, en 1915, hasta la versión en ballet, de 1925, de Antonia Mercé La Argentina. “Quiero bailarlo con la escritura pianística de Falla, sintiendo la vibración del martillo en la cuerda, zapateando el terror en medio de la brujería. Volviendo a una idea de ensayo primario”, dice Galván, a quien acompañan el cante de David Lagos y el piano de Alejandro Rojas-Marcos.

Sara Calero en Fandando Avenue. Foto- marcosGpunto
Sara Calero en Fandango Avenue. Foto- marcosGpunto

Le seguirá en la programación Sara Calero (viernes 19) y su presentación de Fandango Avenue, proyectado el año pasado y que no pudo estrenar por una lesión. La bailarina, coreógrafa y eminente maestra Mariemma solía decir que todos los pueblos de España se podrían unir por un elemento común: en todos ellos, o se baila la jota o el fandango, o ambos. Y esto subrayaba la idea de que nuestro país se eleva desde un basamento cultural común. Declarado Bien de Interés Cultural en 2010, el fandango sobre el que fabula Calero tiene que ver con Antonio Ruiz Soler “Antonio” y sus años en Estados Unidos junto a Rosario. Es la conjunción tan sabrosa del baile español y los musicales de Broadway, con Times Square como fondo, en el Nueva York de los años 50.

Un cuerpo infinito, bailado y creado por Olga Pericet, nos acercará, el domingo 21, a la figura de la gran Carmen Amaya, en este diálogo de movimiento entre ambas por el que la Premio Nacional de Danza 2018 se acerca a la grandeza de la desaparecida artista desde su propia manera de entender el baile flamenco.  Y Origen (miércoles 24) está protagonizado por Marco Flores, bailaor galardonado con el Premio El Ojo Crítico de Danza de RNE 2018, e Ignacio Prego, clavecinista ganador de la 2012 Westfield International Harpsichord Competition. Aquí, las Sonatas de Scarlatti, además de las barrocas chaconas o folías y la famosa partitura Fandango, del Padre Soler, son interpretadas con el lenguaje flamenco personalísimo de Flores, acompañado también por el percusionista David Mayoral.

El dúo Metamorphosis Dance, nombre de la compañía que dirigen Iratxe Ansa e Igor Bacovich, presentan Al desnudo, “una improvisación guiada”, como la denominan, junto al artista visual Danilo Moroni. Actuarán el viernes 26 de junio y, como cierre del 35º Madrid en Danza,  el domingo 28, se verá a la internacional Rocío Molina en Caída del cielo, uno de sus últimos trabajos diseñados con su personal flamenco contemporáneo.

 En Madrid en Danza también habrá espacio para el diálogo, muy necesario para completar a este arte mudo, en dos mesas redondas con críticos y artistas, respectivamente. Cómo ha evolucionado la danza históricamente después de una crisis (jueves 18 de junio, a las 20.00h, en la Sala Verde de Teatros del Canal) será moderada por Antonio Parra, e intervendremos Roger Salas, Julio Bravo, Cristina Marinero y Olga Baeza.  Distintas perspectivas de futuro (martes 23 junio, a las 20.00h, en la Sala Verde de Teatros del Canal), contará con los coreógrafos y bailarines Chevi Mudaray, Manuel Segovia, Rubén Olmo, Antonio Canales y Sergio Bernal, moderada por Aída Gómez.