La Flauta Mágica. Mozart. Washington

220

Flauta-magica.Wasington11

Música de Wolfgang A. Mozart; Libreto de E. Schikaneder Kennedy Center 4 de mayo de 2014

Con un chistoso Papageno, una virtuosa Reina de la Noche y un Sarastro suficientemente profundo se construye una Flauta mágica más que aceptable. La nueva producción de Harry Silverstein, presentada en la Opera Nacional de Washington, en colaboración coliseos estadounidenses, como el de San Francisco, tuvo eso y más. Una nueva adaptación al inglés, realizada por Kelley Rourke, acercó el libreto al público, por el uso de la lengua vernácula, que hacía pillar al instante las claves de humor del original, y por algunas «invenciones» extra que remarcaron el carácter cómico de la obra de Mozart, favorita de tantas generaciones. Guiños al presente en los recitativos, como menciones a Twitter y a la carga ideológica de la palabra «terrorista», pueden llevar al debate sobre la «pureza» de una representación, pero en todo caso tuvieron el efecto buscado de hacer gracia, y el público estadounidense no se inhibe en absoluto de llegar a la carcajada.

Flauta-magica.Wasington6

Dado que el tono jocoso era algo mayor del habitual, fue un acierto el diseño del escenario y del vestuario, entre circense e infantil, ejecutado por Jun Kaneko. Desde el momento de la obertura, cuando toda la ventana del escenario fue una pantalla como de iPad en la que aparecían líneas de colores autotrazándose en distintas direcciones, hasta el final de la obra, proyecciones digitales vistieron las escena. Simpáticos pajarracos y pollitos de gráciles movimientos, todos de gran tamaño, contribuyeron a las animadas coreografías.

Flauta-magica.Wasington5

Joseph Kaiser (Tamino) y Maureen McKay (Pamina) cantaron adecuadamente, pero les faltó transmitir magia en su relación y las arias más románticas carecieron de una especial vibración. McKay tuvo un problema de voz poco después de comenzar el segundo acto: arrancó subiendo en la escala, pero de pronto se le bloqueó la garganta, como con necesidad de toser. La música paró un instante y el director, Philippe Auguin, le preguntó a la soprano si podía seguir. Su gesto afirmativo llevó a reanudar la interpretación. El incidente pesó en el juicio de la audiencia, aunque McKay ya no dio luego muestras de ningún problema. Quizás por ello, la limpieza de Kathryn Lewek en la ejecución de las florituras de las dos grandes arias de la Reina de la Noche la convirtió justamente en eso, «robando el show», como dicen los anglosajones, a Tamino y Pamina.

Flauta-magica.Wasington8

Joshua Hopkins (Papageno) unió a una buena actuación vocal una excelente interpretación corporal y Soloman Howard (Sarastro) tuvo el peso para hacer de basamento sobre el que se apoya el mensaje de La flauta mágica, relativo a la razón como estilete de la moralidad. Entre el resto de cantantes, podría hacerse un par de menciones especiales. Uno para las tres damas al servicio de la Reina de la Noche, Jacqueline Echols, Sarah Mesko y Deborah Nansteel, a las que la nueva traducción al inglés les dio un lengua aún más viperina. Y otro para Corey Evan Rotz, uno de los sacerdotes de Sarastro, que puso de manifiesto sus cualidades de tenor.

Flauta-magica.Wasington9

La representación fue emitida simultáneamente en pantallas gigantes instadas en el estadio de béisbol de Washington. Eso hizo que al final de la obra, a la hora de los aplausos, los actores aparecieron llevan la gorra roja con la «W» que es emblema de los Nationals, el equipo local.

Flauta-magica.-Wasington2

Tamino: Joseph Kaiser Primera dama: Jacqueline Echols Segunda dama: Sarah Mesko Tercera dama: Deborah Nansteel Papageno: Joshua Hopkins Reina de la Noche: Kathryn Lewek Monostatos: John Easterlin Pamina: Maureen McKay Primer espíritu: Will McKelvain Segundo espíritu: Jared Marshall Tercer espíritu: Arya Bailan Orador: David Pittsinger Sarastro: Soloman Howard Primer sacerdote: James Shaffran Segundo sacerdote: Corey Evan Rotz Papagena: Ashley Emerson

Conductor: Philippe Auguin Director: Harry Silverstein Escenario y vestuario: Jun Kaneko Nueva adaptación al inglés: Kelley Rourke

Emili J. Blasco