La Forza del destino en París: VIVA V.E.R.D.I 

137

Creada en noviembre de 2011, la producción de La Fuerza del destino de Jean-Claude Auvray regresa a la ópera Bastille con una pareja de lujo, la formada por la excepcional Anja Harteros y la revelación de la noche Brian Jagde.

El director Jean-Claude Auvray nos ofrece esta versión tan elegante de La Forza del destino de Giuseppe Verdi con una puesta en escena exquisitamente minimalista y llena de detalles romanticistas. Nada sobra ni nada falta, los escasos accesorios de la escena hacen que la importancia de lo que se cuenta sobre el escenario no se desdibuje, una trama repleta de personajes y lugares que se entrecruzan de la que Auvray hace que no perdamos detalle.

Basado en la obra teatral Don Álvaro o la fuerza del sino del escritor español Ángel de Saavedra cuanta la historia de Don Álvaro un noble de origen inca afincado en España que está locamente enamorado de Leonora. Ella corresponde a su amor aunque su padre, el marqués de Calatrava, considera que Don Álvaro no merece la mano de su hija. Ambos amantes están dispuestos a todo con tal de hacer realidad su sueño de emprender juntos una nueva, pero Don Álvaro, por accidente, mata al marqués, y Don Carlos, hijo del noble asesinado, decide perseguir a ambos amantes con el fin de matarlos. Ambientada en 1850, un siglo más tarde que la original, esta puesta en escena se aprovecha de en la unificación de Italia de 1859 “Il Risorgimento” para ligarlo con la historia de Saavedra y situar a Don Álvaro en uno de los momentos históricos más importantes de Italia, la unión de los estados de la península italiana. 

La Forza del destino en París

En los papeles secundarios destacar la brillante actuación de Rafal Siwek como el Padre Guardiano, su voz oscura es una perfecta combinación con Leonora. El Fra Melitone de Gabriele Viviani que es muy animado en escena, el barítono italiano lo encarna en un perfecto tono de comedia sin caer en lo absurdo. Correctas, aunque no tan destacables también las actuaciones del bajo Carlo Cigni como el Marqués de Calatrava, su voz aun siendo bastante amplia se queda un poco aireada. Rodolphe Briand que interpreta con carácter al Mastro Trabuco y Curra por la Mezzo-soprano Majdouline Zerari de gran fraseo pero escasa voz.

La mezzo-soprano Varduhi Abrahamyan es ideal para el papel de Preziosilla. Esta defiende el papel cual Carmen, a veces no sabemos si estamos viendo Bizet o si seguimos en La forza del destino, con su voz oscura y medio rasgada. No sólo presume de graves profundos si no que parece que los agudos tampoco se le resisten. Para mi gusto el papel se le queda un poco soso ya que su interpretación no es de las más destacables de la noche.

La Forza del destino en París

Por el contrario Željko Lučić, Don Carlos en la ópera, se desenvuelve como pez en el agua. Después de verle pocos días atrás en el papel de Scarpia en la Tosca de Pierre Audi su actuación de esta noche ha sido una grata sorpresa. El barítono defiende a la perfección el papel dada su complejidad, no sólo su actuación encaja perfectamente con el personaje si no que el uso de sus medios fue maravillosa en algunas arias es digna de destacar.

Otra que viene de interpretar Tosca es Anja Harteros que una vez más se ganó al público y demostró lo increíble que es como cantante y actriz. Camaleónica se adapta al papel a la perfección, como ya dije en su anterior actuación, Harteros es elegante y sutil interpretando pero también es apasionada y sincera en el escenario. Su voz es capaz de alternar poderosos agudos con los graves más intensos. Para el final, un gran regalo, un «Pace, pace mio Dio» que pone los pelos de punta.

Y por último Don Álvaro, interpretado por Brian Jagde que hace su debut en la Ópera de París. Impresionante desde que entró en el escenario de Bastilla. Este tenor que se inicia (con un notable futuro) sobre la escena parisina abruma con el volumen y potencia de su voz y su timbre limpio y claro. Una proyección impecable tanto en los agudos como en los graves y una redondez exquisita. Un 10 para la nueva adquisición de la Ópera de París sin duda.

La Forza del destino en París

Cabe destacar la dirección de Nicola Luissoti, que consigue que la orquesta en el foso suene homogénea, y como siempre, el increíble trabajo de José Luis Basso con los coros de París que siempre están a la altura. Brillantes matices y color sin igual, nos dejan boquiabiertos en un par de intervenciones. Destacar en este caso al coro masculino en su coral en la iglesia.

Rebeca Blanco Prim