La Ópera de Viena no colaborará con el Teatro Real mientras esté Mortier

41

Viena, 1 sep (EFE).- El director de la Ópera de Viena, Dominique Meyer, descartó hoy colaborar con el Teatro Real de Madrid mientras esté al mando Gerard Mortier, quien en una reciente entrevista criticó duramente el programa del escenario vienés.

“No tengo ningún deseo de trabajar alguna vez con Mortier. Con el Teatro Real, quizás sí”, declaró Meyer, al ser preguntado sobre cómo esas críticas pueden afectar a la relación entre los dos escenarios.

Meyer aseguró que le encanta Madrid, que tiene buenos amigos allí y que le gusta la cultura española, pero respondió con un “no” a una posible colaboración con el Real mientras Mortier sea su responsable artístico.

Mortier calificó recientemente de “desastre” la oferta de la Ópera de Viena y aseguró que no hay ningún mérito en una ocupación del 97 por ciento cuando se trae a los mejores cantantes y no se programan óperas del siglo XX.

El director del escenario vienés aseguró que se mantiene tranquilo con ese debate y recordó que él ha sido quien ha iniciado un ciclo dedicado a Leos Janácek, que continúa en 2014 con el estreno de “La zorrita astuta”, y que cada año se estrenan dos obras nunca vistas en la Ópera de Viena.

“Por supuesto, nos movemos muy lentos para alguna gente. Pero cuando alguien dice (por Mortier) que sólo representamos belcanto, es como para reír”, aseguró el experto francés.

Meyer dijo que las críticas de Mortier son “ridículas” y “falsas” y aseguró que le da igual lo que diga sobre él.

“He tenido largo tiempo respeto por su carrera. Una coproducción entre nosotros no salió bien. Pero eso no es motivo para comportarse así”, lamentó.

Meyer recordó sus buenas relaciones con Antonio Moral y Jesús López Cobos, responsables artísticos del Teatro Real antes de Mortier.

De hecho, aseguró que la presencia de López Cobos en el atril de la Ópera de Viena es una de las razones por las que Mortier ha hablado tan mal de ellos.

Mortier también generó una fuerte polémica el pasado febrero al decir que a López Cobos lo habían despedido del Real, lo que motivó que el director español presentara una demanda al entender que se había lesionado su honor.