La ópera «Peter Grimes» en la playa conmemora el centenario de Britten. Suffolk

53

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Judith Mora
Una extraordinaria representación de la ópera «Peter Grimes» de Benjamin Britten en una playa de Suffolk conmemorará este año el centenario del nacimiento del compositor británico, junto con otros actos preparados para celebrar su inspirador y variado repertorio.
Esa función, que organiza Alderburgh Music -centro de enseñanza y mecenazgo fundado por el propio músico y su pareja, el tenor Peter Pears-, será la más espectacular de una serie de celebraciones que culminarán el próximo 22 de noviembre, cuando el pianista habría cumplido cien años.
Ese día, cientos de miles de niños de todo el mundo se unirán para cantar desde sus respectivos países las canciones para infantes compuestas por Britten, en un proyecto que lleva el mismo título que esos temas, «Friday Afternoons».
Pero es la ópera «Peter Grimes», representada por primera vez en la misma playa del mismo pueblo en que transcurre la acción en la ficción -Alderburgh, en el condado inglés de Suffolk-, la que acaparará más atención internacional.
«Una ópera en una playa es algo inédito en el Reino Unido y quizás en el mundo, pero lo más mágico es poder ver la historia en el mismo lugar en que ocurre en la ficción», dijo a Efe el director de Alderburgh Music, Jonathan Reekie.
En una presentación a la prensa, el director de la ópera, Tim Albery, mostró el que será el escenario de la función, que, con 50 metros de largo, emulará una escena pesquera, con un muelle y botes que de fondo tendrán el verdadero cielo de Suffolk y el bravo mar del Norte.
«Nuestra intención es incorporar el sonido del mar y de las gaviotas a la representación, que saldrá adelante aunque llueva y solo se pospondrá si el clima es verdaderamente horrible», explicó el artista.
La ópera, para la que ya se han puesto a la venta las entradas, se escenificará durante tres jornadas entre el 17 y el 21 de junio durante el festival de música de Alderburgh, que este año, como no podía ser menos, está inspirado en su fundador con propuestas en varios géneros, del jazz a la música de cámara.
Los protagonistas de «Peter Grimes» -considerada una de las mejores óperas del siglo XX-, encabezados por Alan Oke (Grimes) y Giselle Allen (Ellen Orford), cantarán en directo con amplificación sobre la música pregrabada de las interpretaciones orquestales que habrán tenido lugar los días anteriores también como parte del festival.
Esta ópera, inspirada en el poema «The Borough» escrito en 1809 por el poeta de Alderburgh George Crabbe, simboliza más que ninguna otra obra el vínculo de Britten con el pueblo en que vivió y trabajó la mayor parte de su vida, y donde está enterrado con Pears en el cementerio de la Iglesia de San Pedro y San Pablo.
Se cuenta que fue el hallazgo de ese poema en una librería de Los Ángeles (EEUU), durante la II Guerra Mundial en que Britten y Pears, pacifistas, emigraron a Estados Unidos, el que, en añoranza de su tierra natal, le inspiró a escribir la ópera y le impulsó a volver a Suffolk.
Al igual que el poema, la ópera cuenta la historia de un pueblo a través de sus habitantes y especialmente del brutal pescador Peter Grimes, que, sin embargo, en la versión de Britten deja de ser un mero villano para convertirse en víctima de la sociedad y el destino.
Como en muchas de las obras de Britten, el protagonista de «Peter Grimes» es un ser forastero y extraño, según la crítica en posible alusión a la propia experiencia del también director de orquesta, que durante la mayor parte de su vida tuvo que ocultar su homosexualidad -entonces delito- y buscar la aceptación de sus vecinos.
Nacido en Lowestoft en 1913 y fallecido el 4 de diciembre de 1976, Britten es una figura clave en la música clásica del siglo pasado y, tras un comienzo precoz en la adolescencia, compuso en varios géneros y a menudo para su pareja, siendo sus piezas más conocidas la historia de Grimes y piezas como «The Young person’s guide to the orquestra».