La ópera a través de su vestuario

563

La muestra está compuesta por casi una treintena de trajes cedidos por la Fundación Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera

 

unnamed

 

Uno de los objetivos de la muestra es acercar la ópera a un público menos apegado a 
la lírica y poder fomentar una actividad cultural más para completar las ya existentes en la ciudad de Málaga.

Observar la historia de la ópera a través de sus vestuario es incluso más apasionante que vivir como espectador las obras maestras de los grandes compositores del género. Eso es lo que intentan mostrar en la exposición Vestir la Ópera en una de las salas del rectorado de la Universidad de Málaga. Todos los ejemplares son obra del diseñador cordobés Jesús Ruiz y han sido cedidos por la fundación Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera para proponer una actividad cultural que unir a la ya existente en la ciudad.

La exposición, que está organizada por el Coro de Ópera de Málaga con motivo del XXV aniversario de su existencia, en colaboración con la Universidad de Málaga, recorre las obras más importantes que se han cantado en la ciudad. La vuelta de tuerca que se le da en esta ocasión es el homenaje que recibe el coro de las obras. «Se acompaña el vestuario del coro con algunos vestidos utilizados por solistas», señaló Javier Hernández, Comisario de la exposición.

En cierto momento recorren más de una treintena de trajes un grupo de mujeres que aseguran recordar algunos de ellos en sus visitas a la óperas tales como Romeo y Julieta o Rigoletto. Otra de ellas se quiere hacer una fotografía jugando con los fondos y que parezca que tiene puesto el vestido, se acerca demasiado y Javier Hernández se acerca con una sonrisa y un fluido inglés a pedirle que pose pero con más aire entre el vestido y ella.

El propio diseñador, incluso lo podemos nomenclar como artista, es la persona que ha decidido el orden en el cual se han distribuido los trajes de manera que ha utilizado criterios compositívos y cromáticos de modo que está distribuido por colores dentro de las propias óperas. La indumentaria al haber sido vestida por el Coro de Ópera «merece» estar en una exposición. Son unas prendas que aún conservan, impresas en sus pliegues, las vivencias de tantas mujeres y hombres que en el Coro de Ópera han representado un gran número de obras en las tablas malagueñas del Teatro Cervantes.

Ese grupo de mujeres, que se unen a las casi 500 personas que ya han visitado la exposición desde que se pusiera en marcha hace unas semanas. Ahora entra en la recta final con el objetivo de acercar la ópera a un público no tan apegado a ella. «El vestido que más está gustando es el de Julieta» reconocen desde la organización, y así se puede comprobar cuando no cesan ese nutrido grupo de visitantes de realizarse fotos con el nombrado traje de Jesús Ruiz. Y es que Ruiz no sólo es un amante del diseño, también es un enamorado de la partitura que navega por ese mar de pentagramas en el que otros naufragan. De buena formación académica en los ámbitos de las artes plásticas y de la música, asienta su trabajo en un minucioso estudio de la partitura y en su dominio de los medios expresivos teatrales y sus posibilidades significativas; singularmente los diseños de escenografía y vestuario, parcela esta última de su periplo profesional que es el epicentro de la exposición que inunda la muralla que recorre los bajos del rectorado.

Es un buen momento para que la ópera se vuelva a instalar el recorrido cultural malagueño. Por esto es por lo que luchan Hernández y el resto de colaboradores de la exposición, todos son parte activa del mundo lírico.

@jesusgarciapere