La Traviata. Verdi. A Coruña

182

traviata4

El antiguo festival de los Amigos de la Ópera de la Coruña se ha convertido en “Temporada” tras la desaparición del festival Mozart en esta ciudad.  Grandes cuerpos estables, la presencia de títulos operísticos tan atrayentes como variados: “La Traviata”, “Attila”, “La Fida Ninfa”, “Ermione”,”La Flauta Mágica”, un magnífico programa de recitales y nombres como: Mosuc, Nucci, Albelo, Juan J. Rodríguez, Pape, Jaroussky, Terfel, Goerne, Dessay o Lindstrom hacen que A Coruña sea un referente para todos los aficionados del género lírico mundial.

traviata6

Con este planteamiento arrancó la Temporada Lírica A Coruña 2014/15 con un título fundamental para la mayoría de los aficionados “La Traviata”. Quizás no sea la obra más redonda, pero sin duda una de las más emblemáticas del genio de Busetto. Hacía su presentación en A Coruña Elena Mosuc como Violetta. Excelente la rumana. No nos extrañó su amplio registro y su facilidad para el agudo, que exhibió en el I acto, como el Mib no escrito final del “Sempre libera”,  pero si que nos sorprendió con  dramatismo vocal tanto en el dúo del II acto con Gertmont como en el sobrecogedor y conmomedor “Addio del passato” que nos ofreció, dónde interpretó la versión completa del aria y se ganó una merecida cosecha de “brava” y aplausos por parte del público que abarrotaba el Palacio de la Ópera. Generosa en el agudo, voz homogénea, buenos medios, un canto elegante e impecables filados hacen de Elena Mosuc una Violeta referencial en la actualidad.

traviata3

No vamos a descubrir a Celso Albelo, tenemos la suerte de seguir su trayectoria y evolución pues es un habitual por estos lares, parece que el canario no tiene techo. Debutaba en España el rol de Alfredo. Su voz ha ganado en el centro con los años y su agudo no se resiente. Lo tiene todo para ser el enamorado de Violeta. Dibujó un perfecto recitativo (“Lunge da lei”), recreándose,  matizando,  fraseando, dándole sentido al texto, metiendo y sacando voz, dónde nos recordó a Kraus. También nos lo recordó en la réplica fuera del escenario del citado “sempre libera” o en el uso de los portamenti y de los ataques. Pero Albelo es Albelo. Con sus propias características: un magnifico canto legato, una voz liberada, bien apoyada y colocada en la mascara, rica en armónicos y unos agudos brillantes (¡menudo Do4 final que nos ofreció en la cabaletta!). Estuvo soberbio, vocal y escénicamente, en el último acto

traviara2

Es un lujo tener a Leo Nucci como Germont. No cabe duda que, al igual que otros grandes papeles de barítonos verdianos, lo tiene completamente dominado e interiorizado. Se desenvuelve con evidente comodidad. Puede saltarse alguno de los adornos del “Di Provenza” pero el carácter verdiano está ahí. Los agudos siguen siendo tremendos, rutilantes (como el Fa de la citada aria). Canta dándole un sentido a cada una de sus palabras, domina el fraseo  y muestra un auténtico canto baritonal verdiano. Su registro agudo (marca de la casa) sigue siendo insultante y se atrevió (raro en la actualidad, dónde se suele omitir) con la cabaletta “No non udrai rimproveri” que dotó de auténtico nervio y brio verdiano. Magistral fue su interpretación vocal y escénica en el duo con Violeta, recreándose en el “Pura siccome un angelo”.  En referido “Di Provenza” se mostró esa dualidad de padre autoritario pero a la vez, sensible y “acunando” a su hijo vocalmente para tratar de convencer a Alfredo y que retorne a su hogar familiar. Ante la calurosos y cariñosos aplausos del público, bisó la citada aira y se equivoco con la letra de la misma saltándose el “il tuo vecchio genitor”. Con maestría y tablas supo salir del atolladero. Ello no empaña la labor de Nucci y se convierte en una mera anécdota para los espectadores que pudimos presenciar esta función.

traviata5

Sin duda que Ramón Tebar completa, junto con los anteriores, el póquer de esta representación. Fue un descubrimiento en la Lucía del año pasado y es un lujo contar con su batuta. Gran músico, concertador de voces, atento a las distintas variaciones que crea la partitura. Tempi excelentes. Magistral su obertura así como fue delicada y conmovedora su lectura de la partitura verdiana, atento a todos los cambios que nos ofrece la misma. No vamos a descubrir la calidad Orquestal de la Sinfónica de Galicia. Un auténtico lujo. Cuerpo estable de las temporadas de ópera que se avecinan en A Coruña, sonó maravillosamente. En su “debe” algún exceso de decibelios en algún momento puntual pese a las indicaciones del maestro Tebar.

traviata1

Magníficos, y escasos para las cualidades y calidades de los cantantes, los comprimarios de César San Martín,  Francisco Pardo o Nuria Lorenzo (la Suzuki de hace un par de temporadas que, tras su reciente debut como Azucena, está llamada a roles de más peso).

Se estrenaba la producción de los propios Amigos der la Ópera para este Título, procedente del Teatro de la Ópera de Roma. Bellísima la propuesta de Mario Pontiggia sobre unos delicados telones, obra de Izzi-Roma, que representaban y daban amplitud a las estancias y cuidaban hasta los techos de los lugares en los que tenía lugar la acción, como el artesonado del acto final. Inteligentísima la iluminación de Santiago Mañasco y  espectacular el vestuario de la Sastrería Tirelli, basado en “El Gatopardo” de Visconti. Pontiggia resolvió de una forma sabia y experta el clásico coro de toreros y gitanas en los que, no rara vez. se cae en lo chabacano. En este caso: una pareja de bailarines: torero y dama andaluza, representaban – elegantemente – la historia de Piquillo. Por cierto, brillante en esta página el coro de la OSG dirigido por Joan Company

traviata7

En fin, grandísima representación y esperamos y auguramos grandes éxitos – si se sigue por este camino – a las temporadas de los Amigos de la Ópera de A Coruña.

Daniel Diz

 

6 de Septiembre, palacio de la ópera de La Coruña: “La Traviata”. Elena Mosuc (Violetta Valery), Celso Albelo (Alfredo Germont), Leo Nucci (Giorgo Germont), Nuria Lorenzo (Flora Bervoix), Alba López (Annina), Francisco Pardo (Gastón), Cesar San Martín (Barón Douphol),  David Sánchez (Doctor Grenvil). Coro y Orquesta Sinfónica de Galicia. Dirección: Ramón Tebar. Dirección de escena: Mario Pontiggia.