La traviata. Verdi. Oviedo

112

Traviata3.Verdi.Oviedo

Ópera en  Tres Actos

Libro de Francesco Maria Piave, basado en “La Dama de las Camelias”, de Alexandre Dumas

Estrenada en el Teatro la Fenice de Venecia el 6 de marzo de 1853

Teatro Campoamor de Oviedo

19 de octubre de 2013, 20:00 horas

NUEVA PRODUCCIÓN de la Ópera de Oviedo, Festival de Verano de El Escorial, Quincena Musical de San Sebastián, Auditorio Baluarte de Pamplona y Gran Teatro de Córdoba

Susana Gómez nos traslada la acción de La Traviata a una suerte de surrealista época dorada de un Hollywood a la española que convence. La escena, minimalista, sin excesos, basada en una estructura de metacrilato que recuerda a una galería de museo, una gran caja que ayuda a centrarnos en los personajes, con espejos y paneles móviles que van delimitando los diferentes espacios, se convierte en un patio en el que desde improvisadas ventanas un coro ágil y entregado al drama observa todo lo que sucede en el centro, pesado y estático, que nos va anunciando lo inevitable. La luz, pobre a veces, tenue, lúgubre, ayuda a lograr el delicado efecto.

Plagada de detalles, además, desde los tricornios de los matadores españoles hasta los glamurosos vestidos, pasando por los abanicos de las zíngaras, esta producción está llamada a ser una de las más interesantes del panorama operístico internacional.

Un interesante juego de espejos contextualiza y refleja la sociedad española de los años 50. El vestuario de Gabriela Salaverri es exquisito: seda salvaje, tonos pastel, grises, rosas, azules, y esmoquin para los hombres.

Violetta revive y va hacia la luz. Arriesgado, pero muy hermoso.

La Orquesta Oviedo Filarmonía estuvo muy descriptiva, nerviosa a veces, delicada, redonda, acompañando en todo momento a los cantantes. El Director, Carlo Montanaro, estuvo muy acertado en toda la ópera, conduciendo el buque a un puerto seguro y acogedor.

Traviata2.Verdi.Oviedo

Aquiles Machado empezó reservado, y firmó una escena expresiva y convincente. En el II y III Actos se fue creciendo, si bien un par de agudos se le descontrolaron un poco, e hizo gala de cierta nasalidad en algunos sonidos, algo que no le hace ninguna falta a su bellísima voz. Se le vio algo tenso en algunos momentos, pero el conjunto de su actuación fue más que bueno.

Ailyn Pérez fue una Violetta Valery delicada, sensual y rotunda, de clarísima dicción, sonido brillante y grácil coloratura. Susana se equivocó al hacerla subirse al diván al final de su aria, lo que le hace abrir el agudo para asegurarlo.

Gabriele Viviani se llevó la ovación de la noche, mostrando su excelencia vocal y escénica, haciendo gala de un elegante fraseo y una grandísima musicalidad. A la calidad y calidez de su instrumento se unió una potencia rotunda y muy controlada, con gusto y seguridad.

Entre el resto de solistas, todos ellos muy bien en sus respectivos roles, cabe destacar el trabajo de David Sánchez, como el Doctor Grenvil, Marta Ubieta, como Annina, José Manuel Díaz, en el rol del Marqués D’Obigny, Jon Plazaola, como Gastone, y la labor actoral de María José Suárez como Flora Bervoix.

Ovación de 8 minutos a término, repartidos equitativamente entre el coro, excelente y vibrante, los tres protagonistas y el resto del importante elenco.

 

 

 

FICHA ARTÍSTICA

 

VIOLETTA VALERY AILYN PÉREZ

GIOGIO GERMONT GABRIELE VIVIANI

ALFREDO GERMONT AQUILES MACHADO

ANNINA MARTA UBIETA

FLORA BERVOIX MARÍA JOSÉ SUÁREZ

GASTONE JON PLAZAOLA

BARÓN DOUPHOL CARLOS DAZA

MARQUÉS D’OBIGNY JOSÉ MANUEL DÍAZ

DOCTOR GRENVIL DAVID SÁNCHEZ

GIUSEPPE GONZALO QUIRÓS

CRIADO DE FLORA / MENSAJERO BRUNO PRIETO

ORQUESTA OVIEDO FILARMONÍA

CORO DE LA ÓPERA DE OVIEDO

DIRECTOR MUSICAL CARLO MONTANARO

DIRECTORA DE ESCENA SUSANA GÓMEZ

ESCENOGRAFÍA ANTONIO LÓPEZ

VESTUARIO GABRIELA SALAVERRI

ILUMINACIÓN ALFONSO MALANDA

COREÓGRAFO FERRÁN CARVAJAL

 

Alberto Núñez