L’Ange de Nisida: un estreno mundial de Donizetti con 180 años de vida

233
L'Ange de Nisida en Londres
L’Ange de Nisida en Londres. Foto: R. Duncan

L’Ange de Nisida es un caso muy especial entre las óperas de Gaetano Donizetti, ya que la compuso, pero no se llegó a estrenar ni a terminar totalmente, siendo ésta la primera vez que se puede ver con una partitura en la que ha trabajado mucho para su reconstrucción Candida Matica.

La obra tiene su origen en la segunda estancia de Donizetti en París, donde había triunfado especialmente con la versión francesa de Lucia di Lammermoor. Entonces eran 3 los grandes teatros de ópera en la capital gala, cada uno de ellos con sus características especiales en cuanto a la programación que ofrecían. Por una lado estaba la conocida como l’Opera, acompañada del Teatro de los Italianos y la Ópera Comique. En 1838 se añade el Théâtre de la Rainassance, con cuyo empresario contrata Donizetti y precisamente para estrenar la ópera que ahora nos ocupa y que no llegó a estrenarse, ya que el empresario quebró antes del estreno. Eso hizo que finalmente fue L’Ópera quien recogiera la obra del bergamasco, pero tenia que ser con los propios libretistas del teatro. De ahí que la obra pasa a ser La Favorite, utilizando el compositor parcialmente música compuesta para L’Ange de Nisida, aunque las conocidas arias de La Favorite están ausentes de la ópera nonata.

La reconstrucción de la partitura, que estaba desperdigada en varios lugares, ha sido un empeño de la compañía británica Opera Rara, que la ha ofrecido ahora en concierto y de la que se publicará en unos meses una grabación discográfica.

Como digo, ninguna de las famosísimas arias de La Favorite están presentes en L’Ange de Nisida, aunque sí se utiliza el material musical de esta última en algunos dúos y en la denuncia de la Santa Sede a través del monje, así como en la escena de la renuncia de Fernando (aquí Leone), aparte del dúo final de los dos protagonistas. La verdad es que la ópera no tiene excesivo interés, aparte del que trae consigo la curiosidad, aunque también dudo de que ésta hubiera sido la versión definitiva de la ópera, ya que me cuesta creer que Donizetti hubiera dejado la ópera con únicamente dos arias, cuando en La Favorita y en otras óperas suyas son notablemente más numerosas. En cualquier caso, se agradece que haya existido la iniciativa de darnos a conocer esta ópera más bien desconocida como tal.

Se trata de una versión de concierto, que ha sido dirigida por el británico Mark Elder, muy habitual en la programación de Opera Rara, cuya lectura ha estado cargada de autoridad y perfecto control musical. Una notable actuación, dirigiendo con mano firme a todas las fuerzas a su cargo. A sus órdenes estuvo la excelente Orquesta de la Royal Opera House, así como el Coro de la Royal Opera.

El reparto vocal no ofrecía nombre de gran relieve y resultó adecuado, dentro de una cierta modestia.

El Ángel de Nisida es aquí Sylvia, la Condesa de Linares, la amante del Rey Fernando de Nápoles, que se enamora de Leone (Fernando en La Favorita), siguiendo el drama el camino de esta última ópera. Su intérprete fue la soprano Joyce El-Khoury, que lo hizo bien mientras la partitura se movía por el centro, ya que es una buena cantante, quedando claramente apretada en las notas altas. Por otra parte, la he encontrado con el timbre menos atractivo que la última vez que la escuche en escena, que fue hace unos meses como Musetta en el Teatro Real.

Leone era el tenor coreano David Junghoon Kim, que proviene del programa de jóvenes de la Royal Opera House. Es una parte exigente vocalmente y fue bien resuelta por este joven tenor, que hace frente sin problemas a las notas más altas. La impresión es positiva, aunque hay que esperar todavía a que madure debidamente.

L'Ange de Nisida en Londres. Foto: R. Duncan
L’Ange de Nisida en Londres. Foto: R. Duncan

El Rey Fernand de Nápoles, es decir el que pasa a ser Alfonso XI en la Favorita, tenía que haber sido interpretado por Ludovic Tézier, pero canceló, siendo sustituido por el barítono italiano Vito Priante. La parte es mucho menos brillante que en la Favorita, ya que no tiene arias propiamente dichas, sino recitativos, algún dueto y concertantes. La voz puede resultar un tanto ligera.

La parte del malvado Don Gaspar en La Favorite pasa ser aquí interpretada por un bajo bufo, haciéndolo de manera convincente y destacada el bajo-barítono francés Laurent Naouri, que podía haber destacado todavía más de haber sido representación escénica.

Finalmente, el Monje (Balthazar en La Favorite) era el bajo ruso Evgeny Stavinsky, que me produjo una muy favorable impresión, con una voz amplia y bien timbrada, amenazador en sus intervenciones frente al rey de Nápoles.

El Covent Garden ofrecía una ocupación de alrededor del 80 % de su aforo. El público se mostró cálido con los artistas en los saludos finales, siendo los mayores aplausos para Mark Elder y el tenor Kim.

El concierto comenzó con 4 minutos de retraso y tuvo una duración de 3 horas y 7 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 36 minutos. Cinco minutos de aplausos.

El precio de la localidad más cara era de 100 libras, costando la más barata con visibilidad plena 20 libras

José M. Irurzun