L’elisir d’amore. Donizetti. Washington

134

The-Elixir-of-Love-6---photo-by-Scott-Suchman Kennedy Center, 20 de marzo de 2014

¿Da lo mismo saber antes de que comience la presentación del Elixir que, en la vida real, Nemorino y Adina están casados? ¿Iba a tener el público, de entrada, que beber alguna pócima del charlatán doctor Dulcamara para resultar encantado y no ver a los dos protagonistas enamorados desde el principio? Un cambio de penúltima hora quiso que en la reposición de esta producción de Stephen Lawless en la Opera House del Kenndy Center el papel de Adina fuera para la soprano Ailyn Pérez, esposa del tenor Stephen Costello, a quien correspondía el papel de Nemorino.

La duda apenas duró. Desde el primer momento Costello estuvo tan metido en su personaje, que lo único que se vio fue a un joven campesino en continuo desmayo por no lograr el amor de la bella del pueblo. Del grácil gracejo de Nemorino pendió toda una puesta en escena que continuamente subrayó los aspectos cómicos de esta popular comedia romántica de Gaetano Donizetti: desde presentar con un falso parche en el ojo al sargento Belcore, que disputa el amor de Adina y parece a punto de casarse con ella, a los espagueti servidos en el banquete de bodas, todo ello en un decorado de la Italia rural y comunal del siglo XIX, en tiempo de la siega: calor y siesta. Era un contexto en el que la inocencia restaba malicia a los celos que Adina quería prender en Nemorino y explicaba la credulidad de este ante el elixir que le vendía el viajante Dulcamara, pócima con la que una vez ingerida podría seducir a Adina.

The-Elixir-of-Love-5---photo-by-Scott-Suchman En la construcción musical, el fundamento lo constituyó la dirección de Ward Stare, al frente de una orquesta precisa que marcó bien las melodías, pero sin innecesaria rotundidad. Eso facilitó que emergieran con solvencia las voces de Stephen Costello y Ailyn Pérez. La lágrima futiva de Costello fue apreciable. El tenor ya había cantado en el anterior título del Kennedy Center, Moby-Dick, pero entonces no tuvo la oportunidad exhibirse en las notas. Los italianos Nicola Ulivieri (doctor Dulcamara) y Simone Alberghini (sargento Belcore), bajo y bajo-barítono, respectivamente, y la soprano canadiense Shantelle Przybylo (Giannetta) completaron un cuadro de voces que el público disfrutó. The-Elixir-of-Love-4---photo-by-Scott-Suchman Giannetta: Shantelle Przybyto Nemorino: Stephen Costello Adina: Ailyn Pérez Sargento Belcore: Simone Alberghini Doctor Dulcamara: Nicola Ulivieri Conductor: Ward Stare Director: Stephen Lawless Escenografía: Johan Engels Iluminación: Joan Sullivan-Genthe

Emili J. Blasco