Los exabruptos de Mortier

75

Mortier

Declaraciones de Gerard Mortier a EFE

Mortier: «Parte de los abucheos a Don Giovanni son un boicot organizado»

En España piensan que «Don Giovanni» es «de su propiedad», pero es «un mito mundial». Ese «equívoco» explicaría parte de los abucheos que está provocando el montaje de esta obra en el Real, pero otra le corresponde a «un boicot organizado», sostiene su intendente, Gerard Mortier.

El Real estrenó el pasado día 2 el montaje del ruso Dmitri Tcherniakov del que está considerado como uno de los títulos más importantes de la ópera de todos los tiempos, dirigido en el foso por Alejo Pérez, y con Rusell Brown (Don Giovanni), Christine Schäffer (Donna Ana), Ainhoa Arteta (Donna Elvira) Y Kyle Ketelsen (Leporello) en los principales papeles.

En cada función ha habido «abucheos» a la propuesta de Tcherniakov, al director, al coro y a los cantantes, que han decidido salir todos juntos a saludar al finalizar a iniciativa de Arteta, que, según explica Mortier en una entrevista con Efe, no quería que «un trabajo de equipo de seis semanas de duros ensayos» se resumiera en aplaudirle solo a ella, «excelente» en su interpretación.

«La gente que abuchea hace más ruido, pero son seis que empiezan y algunos se dejan llevar. A otros, claro, no les gusta, pero parece que a la mayoría sí. Los abonos no se devuelven y está completamente lleno», enumera.

Tiene «muy claro» que «parte» de la «pelea» es organizada -«he visto ayer cómo dos espectadores arriba, dos abajo y dos al lado creaban ‘ambiente'», dice- y apunta directamente a un blog de música clásica que «ha anunciado» «un ataque» contra su dirección.

«Pruebas» de que parte del descontento está planificado, sostiene, es que abuchean al coro, «uno de los mejores de Europa», «y solo canta dos minutos»; o que «el mejor Leporello» de la actualidad, Kyle Ketelson, no recibe ningún aplauso después de su aria del catálogo: «eso no se ha visto jamás», sentencia.

A eso se añade que «una parte» de los espectadores del teatro «piensan que están en poder de la verdad y siempre quieren ver en escena la misma idea».

Mortier, que se «ocupa» desde hace 40 años de este título de Mozart, ha encargado en su carrera como director artístico seis montajes de «Don Giovanni», entre otros a Patrice Cherau, Ursel Hermann y Michael Hanecke, y puede decir que el de Tcherniakov es «de altísima calidad, uno de las mejores».

El ruso, asegura, no ha querido provocar, es un director vanguardista «pero en estilo Stanislavski. Hanecke vio la producción y le entusiasmó y ayer Ilya Kabakov estuvo aquí y le encantó también. Quiero a los más grandes y Tcherniakov abrirá la Scala con La Traviata y al año que viene debuta en el Metropolitan. No es un charlatán».

«La gente que abuchea no sabe nada. Si no hubiera coincidido que a Hanecke le daban un Oscar cuando se estrenó ‘Cosí fan tutte’ -el 23 de febrero- seguro que también lo hubieran hecho con él porque había quien tenía ganas pero tenía miedo de hacer el ridículo», afirma.

Mortier niega que las quejas tengan «algo» que ver con que tanto Russel Brown como Alejo Pérez son debutantes en este título, y explica que aunque la elección de cantante «fue arriesgada», porque querían para el papel a un bajo barítono, «lo hace perfectamente».

Sobre el argentino Alejo Pérez, asegura que «hace lo que tiene que hacer» y que de su calidad da cuenta que está «negociando» la dirección de «un gran teatro» en Alemania.

El tercer elemento que «explicaría» la «discordia», propone, es que el teatro ha tenido «un enorme éxito» los últimos meses con todo lo que ha programado, pero, todo esto le da «una energía enorme: estoy combativo como nunca», desafía a sus «enemigos».