Max Emanuel Cencic descubre a Porpora

184
Max Emanuel Cencic descubre a Porpora
Max Emanuel Cencic descubre a Porpora

Coincidiendo con el 250 aniversario del nacimiento de Nicola Porpora (1686-1768), el contratenor croata Max Emanuel Cencic realiza su propia aportación discográfica en el sello Decca con este nutrido recital de arias operísticas del compositor napolitano, muchas de ellas en primera grabación mundial, un lanzamiento que llega tras el espléndido registro de la rescatada ópera de Porpora Germanico in Germania, en la que participa como el personaje titular. En el presente caso, Cencic se hace acompañar del conjunto con instrumentos de época Armonia Atenea que dirige George Petrou, con los que ya ha colaborado en el disco en diversas grabaciones, como el recital operístico de Hasse o el registro de Ottonede Handel (descontando el álbum The 5 Countertenors, en el que, dirigido por Petrou, comparte protagonismo junto a cuatro colegas). En todos estos ejemplos se demuestra la apuesta y el compromiso continuo del joven contratenor por la recuperación en tiempos modernos de óperas barrocas italianas olvidadas.

Una vez más, el entendimiento entre el croata y el griego resulta palmario desde el inicio del disco, que abre con un vibrante aria “Se tu la reggi al volo” de la ópera Ezio, donde se pone ya de manifiesto la fiereza en los ataques del conjunto instrumental heleno, aquí nutrido de trompetería y timbal, y más adelante en la guerrera y belicosa “Destrier, che all’armi usato de Poro, a la que se unen pomposas trompas. De Eziotambién se incluye la primera grabación de “Lieto sarò di questa vita”, otro ejemplo de prestidigitación vocal y ritmo frenético.

En ese puzzle de encaje fácil contribuyen las espléndidas cualidades vocales del contratenor, que evidencian un control asombroso de las respiraciones, una inusual extensión del registro que oscila cómoda y generosamente entre el grave y el agudo, o el desbordante ejercicio de pura pirotecnia, quizá de lo más atrayente dentro de este desfile de afectos barrocos que despliega el contratenor croata delante de nosotros, obnubilados oyentes, a través de 14 arias de argumentos históricos o mitológicos. Nótese el interés teatral de Porpora en un tema como el de Ifigenia in Aulide, del que décadas después el reformador Christoph Willibald Gluck hará su propia versión operística, y de la que en este caso Cencic nos ofrece el tempestuoso y combativo aria de Agamenón, “Tu spietato non farai”, con su torbellino instrumental de cuerdas.

Resulta habitual que estos recitales operísticos barrocos combinen con gran amenidad, y este disco no es una excepción, arie di bravuracon arie di sostenuto, y estas últimas destacan por su exuberante belleza, demostrando la exquisitez y el refinamiento en la escritura vocal e instrumental del compositor y maestro de canto napolitano, algo que Cencic hace completamente suyo a través de un canto primoroso y embriagador, profundamente sugestivo. En “Torbido intorno al core” de Meride e Selinunte, el croata exhibe una cuidada línea, con el sostén instrumental de las cuerdas en sordina. El clima bucólico y pastoril con su ineludible ritmo de bordón es la nota dominante en la fragancia sentimental que exhala “Ove l’erbetta tenera, e molle” de Filandro, que contrasta con los ataques secos y vigorosos en clave y tiorba del aria de la misma ópera “D’esser già parmi quell’arboscello”.

Una tupida evanescencia orquestal atraviesa el aria “Quando s’oscura il cielo” deCarlo il Calvo, de la que el conjunto Armonia Atenea consigue unos tonos ocres y dorados en acordes del clavecín, seduciendo el canto ornamentado y la capacidad para las frases en legato del joven cantante. De la misma ópera se insertan otras dos arias, todas en primicia mundial: “Se rea ti vuole il cielo”, de ritmo trepidante y canto vertiginoso que culmina en cadencia muy aguda, y “So che tiranno io sono”, de escurridizas y cortantes florituras. El sentimiento y la pasión del contratenor desbordan como magma volcánico en un aria como “Va per le vene il sangue” de Il trionfo di Camila, apoyada por cuerdas rígidas y afiladas, que encuentra su contrapartida en la contundencia rítmica de “Torcere il corso all’onde” de idéntica ópera. Tras hilvanarse seguidas cuatro arias di bravura, llegará el remanso de paz de “Numer che reggi’l mare”, que canta Teseo en la ópera Arianna in Nasso, y con el que Max Emanuel Cencic, uno de los máximos representantes del star systemcontratenoril actual, rubrica su generosa reivindicación del arte operístico de Nicola Porpora.

Germán García Tomás