Medea. Cherubini. B. Aires

21

Medea7.Cherubini.B.aires

MEDEA
Música de Luigi Cherubini
Libreto de Francois Benoit Hoffmann
Reelaboración de textos: María Jaunarena a partir de Eurípides, Séneca, Corneille, Anouihl y Benoit Hoffmann

Teatro Avenida. B. Aires
26 de julio

 Considerada la obra maestra de su autor, esta ópera es conocida principalmente en su versión italiana surgida a partir de varias reelaboraciones de la obra original francesa, pasando por dos traducciones alemanas y la transformación en recitativos cantados de los textos hablados en el original. El nombre de María Callas se asocia indiscutiblemente a la mítica hechicera tras su interpretación del rol con el que la obra reapareció en el repertorio de los teatros de ambos lados del Atlántico, aunque al haber cantado la versión italiana de la obra, mucho de su valor original quedó condenado al olvido…

 

Por ello resultó sumamente atractivo que la compañía Juventus Lyrica, que festeja este año su 15° temporada, decidiera programar la versión original, en francés, con los textos hablados y con instrumentos historicistas… Resultó atractivo, decíamos, y todo un desafío ante un público que suele ser remiso a  lo desconocido y opta por lo que ya sabe que le asegurará un disfrute… Afortunadamente la apuesta fue recompensada con funciones a sala colmada en las que el Arte fue servido con justicia y belleza.

Medea2.Cherubini.B.Aires
Cherubini ha sido un compositor que logró en su tiempo el reconocimiento que a otros genios les estuvo vedado… Beethoven lo consideraba el más grande creador de música dramática, por citar sólo un caso ilustre, y sus escritos y tratados teóricos sobre música aureolaron su nombre tanto como su larga permanencia como Director del Conservatorio de Paris… Sin embargo aquella deslumbrante fama fue eclipsada por el advenimiento del Bel Canto y conforme el siglo XIX avanzaba otros Dioses tomaban su lugar en el Olimpo de la Lírica.
Sus obras tienen un neto cuño clacisista y no logran despegarse de ciertos clichés propios del estilo, con lo que el paso del tiempo se hace notar inexorable, envejeciendo partituras de buen formato y lograda escuela… pero carentes del aire que las vuelva inmortales… Tal vez la excepción a esta característica sea su Médée (Medea) estrenada en Paris en 1797.

Medea3.Cherubini.B.Aires
Para ella Cherubini supo hacer gala de talento logrando que su inspiración volara alto en más de un pasaje, sobre todo en aquellos en los que logró soltarse de las ataduras y las normas y aspirar un poquito, al menos, del perfume del naciente romanticismo, entonces Medea vive, conmueve y llega al espectador con la trascendencia de las grandes obras… en otros pasajes, agobiados de retórica (tanto textual como musical) la ópera languidece, tal vez por ello, las versiones alemanas e italianas han cortado y reelaborado pasajes aquí y allá, tratando de acercar la pieza al gusto del espectador acostumbrado a una estética más romántica o naturalista.
Por lo dicho, montar este título es siempre un desafío que requiere de un elenco capaz de mantener la tensión dramática y crearla donde pareciera estar ausente. La propia Callas comentaba en más de una oportunidad lo difícil que resultaba mantener a flote esta obra en la que el menor desajuste deshace el efecto y el sentido… Y era la Callas quién lo decía!

Medea4.Cherubini.B.Aires
Pocas divas se han hecho cargo de un rol tan expuesto tras la encarnación de la “Divina”; la Jones, la Rysanek, nuestra Adelaida Negri, y más cerca de hoy la Antonacci… pero siempre en la versión italiana… la francesa parece reservada para especialistas, y particularmente en Francia.
Y es que sin una protagonista capaz de aunar a la calidad de su canto, amplias dotes de actriz, y que sea dueña de un carisma y un magnetismo que llene la escena; sin intérpretes que sientan y sufran esta tragedia, todo su encanto se esfuma y sólo nos quedan casi tres horas de música vacía y palabras huecas…
En la versión que subió a escena en Buenos Aires tuvimos el placer de disfrutar de una galería de intérpretes de primerísimo nivel que hicieron gala de talento y dejaron sentado muy alto el listón frente al que deberán medirse nuevas puestas de este título.

Medea5.Cherubini.B.Aires
Con esta Medea, Sabrina Cirera ha alcanzado su logro más alto en lo que va de su ascendente carrera, consolidándola como una intérprete de primerísimo orden. Desde su entrada en escena logró, aún antes de cantar la primer nota, electrizar y concentrar la atención. Sus cualidades de actriz le permitieron bordar con arte y estilo este tremendo rol, y una voz que luce el equilibrio justo entre el timbre redondo y la nota punzante fueron armas utilizadas con inteligencia para resaltar las situaciones dramáticas. Cantó elegantemente sin perder nunca la intención ni la profundidad, fiel a la escuela francesa, y recibió las ovaciones más cerradas de la noche. Su aria inicial, sus dúos con Jasón y la escena en que decide el asesinato de sus hijos, en la que se superó a sí misma, quedarán en nuestro recuerdo.
La Dircé de Laura Pisani, a quién ya habíamos aplaudido en su memorable Reina de la Noche la temporada pasada, resultó la perfecta contracara de la tempestuosa Medea. Cantada con una voz que no se amilana frente a las más exigentes coloraturas, convenció y sumó un nuevo triunfo a su carrera.
Eugenia Fuente compuso una Neris conmovedora. Su convicción dramática y una voz que brilla por su timbre y su línea, la hicieron acreedora del justo reconocimiento del público. Su aria, una de los pasajes más conocidos de la obra, resultó interpretada de manera ejemplar.
Alejandro Meerapfel puso en su Creón toda su sapiencia y autoridad. Su voz parece plegarse a cada exigencia de este repertorio y su rey contó con presencia, fuerza y la emoción necesaria frente a la tragedia.

Medea6.Cherubini.B.Aires
Nazareth Aufe fue un Jasón más lírico que lo deseado y su bello timbre y gratísima línea pareció un tanto exigida por aquí y por allá. El Argonauta no es su rol más congenial y si bien tuvo una labor comprometida y sincera, faltó la pizca de heroicidad necesaria.
Más que eficientes resultaron Laura Delogu y Laura Álvarez Renedo como las damas de Dircé tanto en lo vocal como en lo actoral.
Algunos puntos por debajo de este nivel estuvo la dirección del Mtro. Hernán Schvatzman quien imprimió a toda la interpretación tempos un poco demasiado lentos, tal vez con la intención de remarcar los contrastes, pero que conspiraron con la tensión dramática en más de un momento. Desde luego que no podemos esperar exuberancias románticas en esta partitura, pero si una gama mayor de matices que aprovechara los efectos que propone el autor. Algunas desafinaciones, particularmente en los vientos, tampoco ayudaron, aunque sin que lo dicho llegara a deslucir el resultado general.

La puesta de María Jaunarena resultó tan atractiva como eficiente. Su reelaboración de los textos hablados nos la mostró profunda conocedora de la esencia de la tragedia y sus marcaciones sirvieron para que cada situación tuviera su correlato de acción en comunión con la música. Espléndida a la hora de regular los tiempos de los parlamentos, los desplazamientos de las masas, la superposición de escenas que transcurren a la par y que suelen cantarse fuera del escenario, y con un diseño de la escena final tan contundente como impactante; su trabajo la vuelve a colocar entre lo mejor que ofreció la temporada porteña hasta ahora en su rubro. Bello el vestuario, también debido a su diseño.
Una mención especial merece el estupendo logro de una cuidada pronunciación con auténtico acento francés que alcanzó todo el elenco, incluyendo a los niños que interpretaron, muy convincentemente, a los hijos de Medea y Jasón.
Muy eficiente la escenografía e iluminación (esta última compartida con Facundo Estol) de Gonzalo Córdova que supo probar una vez más como con poco se puede lograr mucho, generando espacios bien definidos que resaltaron la trascendencia de la acción sobre lo decorativo y tradujeron la severidad de la tragedia.
En el riguroso invierno porteño el fuego de esta mítica historia de venganzas y decepciones, nos regaló una de esas veladas que recordaremos largamente.

MEDEA
Música de Luigi Cherubini
Libreto de Francois Benoit Hoffmann
Reelaboración de textos: María Jaunarena a partir de Eurípides, Séneca, Corneille, Anouihl y Benoit Hoffmann

Elenco:

MEDEA…… Sabrina Cirera
JASÖN……..Nazareth Aufe
CREÓN…….Alejandro Meerapfel
DIRCÉ………Laura Pisani
NERÍS………Eugenia Fuente
Primera Dama…. Laura Delogu
Segunda Dama….Laura Álvarez Renedo
Hijos de Medea….Eliseo Bossi y Valentín Bossi

Prof. Christian Lauria