A mon ami Sarasate: homenaje a Sarasate de Ana María Valderrama y Luis del Valle

86
A mon ami Sarasate: homenaje a Sarasate de Ana María Valderrama y Luis del Valle
A mon ami Sarasate: homenaje a Sarasate de Ana María Valderrama y Luis del Valle

La violinista Ana María Valderrama y el pianista Luis del Valle realizan un bonito homenaje a Sarasate, el violinista español más universal, casi legendario, en este C.D. publicado por DDD.

Este homenaje a Sarasate está constituído por obras de otros compositores de alto nivel dedicadas al músico español, obras compuestas por el propio Sarasate o arreglos del mismo de algunas obras de gran fama.

El disco se abre con una obra recientemente descubierta compuesta por el propio músico navarro, Preludio para violín en Mi mayor, una pieza para violín solo que tiene en este C.D. su primera grabación mundial. Se trata de una obra muy breve, con ritmo ad libitum durante casi todo el tiempo, llena de lirismo y belleza en la que Ana María Valderrama luce un hermoso sonido y demuestra su gran habilidad técnica y su expresividad como intérprete. A continuación podemos escuchar Introduction et Rondó capriccioso op.28 de Camile Saint-Saens, una bella pieza en la que, tras una lírica introducción, el carácter enérgico y alegre que inspira son el pretexto para un virtuosístico lucimiento en el que la violinista, en perfecta coordinación con el pianista, demuestra también su musicalidad y buen gusto. Eduard Lalo es el autor de la siguiente pieza, en concreto su Romance pour violon et piano, adaptación del segundo movimiento de su Concerto op. 20 en el que, con un aire totalmente romántico, escuchamos unas bellas melodías llenas de lirismo en las que la expresividad de Valderrama es nuevamente muy destacable, con un sonido limpio, delicado y convincente.

La cuarta pista de este C.D. homenaje a Sarasate es una famosa pieza firmada por el propio violinista navarro, la Romanza Andaluza op. 22, una obra de nuevo de carácter alegre con aire español muy bien trabajada por los dos intérpretes. Continuamos con el Sarasate compositor con Fantasía sobre Carmen de Bizet op. 25, una obra en la que consigue recrear perfectamente la atmósfera que creó el compositor francés en su magistral ópera. La energía, el lirismo, la tensión y el aire festivo del mítico personaje son recreados por Sarasate utilizando todo el registro del violín, especialmente las notas más agudas y explotando los distintos recursos técnicos del instrumento, alternando pizzicato y arco, escalas frenéticas, doble cuerda, arpegios, etc. todo dentro de unas variaciones muy virtuosísticas en las que la esencia de la ópera de Bizet no se pierde en ningún momento y que tiene en Valderrama y del Valle a unos muy acertados intérpretes.

Las dos siguientes obras que podemos escuchar son dos que el compositor Thèodore Dubois dedicó al músico español, que en este C.D. tienen su primera grabación mundial; la primera de ellas, Andante religioso, es una hermosísima pieza, muy romántica, en la que el lirismo es absoluto y en la que el violín debe casi cantar con dulzura. Magnífica la ejecución de Valderrama y del Valle, llenos de musicalidad, excelentes en el momento álgido de la pieza. Tras esta pieza, escuchamos Romance sans paroles, obra de estética puramente romántica como en la anterior, melódica y cantábile, con una dinámica que le da una gran expresión y que, de nuevo, es eficazmente interpretada por los dos músicos.

Las tres últimas obras de este disco homenaje a Sarasate nos vuelven a llevar al Sarasate compositor y arreglista. La primera de ellas es Don Juan, fantasía para piano y violín concertantes, en las que algunas famosas melodías de la ópera de Mozart son presentadas, manteniendo el carácter que le diera el genio de Salzburgo, en una interesante y virtuosística adaptación. A continuación escuchamos el famoso Nocturno op. 9, nº 2 de Frederic Chopin en un arreglo que el músico español realizó y en el que la magia, el lirismo y la expresividad de la obra están perfectamente adaptados para el dúo violín –piano. El C.D. homenaje a Sarasate se cierra con una pieza del propio violinista español, Zigeunerweisen (Aires Bohemios) op. 20 en la que el virtuosismo es evidente, el aprovechamiento del registro del violín es total, la dinámica juega un papel destacado, todo en una obra agradable y entretenida.

Debemos destacar que este C.D.  no tendría sentido sin el excelente trabajo de los dos intérpretes; Ana María Valderrama demuestra su magnífica capacidad técnica, su gran sonido, su virtuosismo y, desde luego, su enorme musicalidad y buen gusto, con un conocimiento muy grande de la estética del músico español y ejecuta, con el Stradivarius Boissier que perteneciera al mítico violinista, estas obras a un altísimo nivel. Junto a ella, es también muy destacable el buen hacer de Luis del Valle, muy seguro en todo momento, con una coordinación perfecta con su compañera y totalmente eficaz en la difícil tarea de acompañar. Sin duda, recomiendo este C.D. a todos los interesados en la figura del legendario Pablo Sarasate y a todo aficionado al violín en general.

Emilio Lacárcel Vílchez