Muti y Luisotti anuncian su dimisión en menos de una semana

Riccardo-Muti1

En medio de un intenso debate nacional sobre la situación de los Teatros italianos, dos directores musicales han abandonado sus puestos en un margen de apenas dos días: Riccardo Muti, de la Ópera de Roma, y Nicola Luisotti, del Teatro San Carlo de Nápoles.

Tras 6 años de dirección musical en la emblemática Ópera de Roma, Riccardo Muti presentó una carta de dimisión el pasado domingo, día 21 de septiembre, al director del Teatro, Carlos Fuortes, y al alcalde de la ciudad, Ignazio Marino. En dicho anuncio, difundido posteriormente por la prensa italiana, Muti fundamentaba su decisión en el clima inestable que el Teatro ha vivido en los últimos meses, y la consiguiente dificultad que conlleva “garantizar la serenidad necesaria para conseguir el éxito en las representaciones” en este contexto.

Por poner un ejemplo del alcance de los conflictos entre la dirección del Teatro y los sindicatos, cabe destacar la ausencia de algunos músicos de la orquesta durante la representación de La Bohème, de Puccini, el pasado 14 de Julio. A ello hay que sumar las protestas, las huelgas y los conflictos de puertas adentro que se suceden desde que la institución presentó un plan de saneamiento de cuentas, a propósito de la deuda que arrastraba al cierre del año 2013 (33 millones de euros, junto a un déficit de 12,9 millones de euros). La aprobación del proyecto de recuperación del Teatro provocó la división final de los sindicatos; mientras que CISL (Confederazione Italiana Sindacati Lavoratori) y UIL (Unione Italiana del Lavoro) apoyaron la propuesta, CGIL (Confederazione Generale Italiana del Lavoro) y FIALS (Federazione Italiana Autonoma Lavoratori Sanità) no llegaron a los términos de acuerdo por falta de conocimiento de su contenido. Este enfrentamiento entre las propias organizaciones sindicales ha sido señalado por Dario Franceschini, Ministro de Cultura, como causa principal de la dimisión de Muti, algo que los representantes de CGIL no han recibido de buen grado.

No obstante, el resultado se figura inevitable: Riccardo Muti, uno de los directores más ilustres de la escena internacional, ya ha renunciado a dirigir el 27 de noviembre la ópera Aída, así como Las Bodas de Fígaro, en mayo; sus planes a corto plazo se centran en proyectos propios, como el de la Orquesta Juvenil Luigi Cherubini, que fundó en el 2004.

nicola_luisotti

Sólo dos días después de la dimisión en firme de Muti, el martes 23 de septiembre, Nicola Luisotti, director musical del Teatro San Carlo de Nápoles desde el año 2012, anuncia que dejará su actual posición una vez acabada la representación de Il Trovatore, en el inicio temporada. El comunicado oficial que ha llegado a la prensa alude a los crecientes compromisos internacionales del director, los cuales no le permiten estar tan cerca del Teatro como él habría querido; sin embargo, y con el abandono de Muti como precedente inmediato, la noticia parece susceptible a la polémica.