Ópera en los balcones. Serena Sáenz agita las redes con su improvisado concierto en casa

632
Serena Sáez
Serena Sáenz

El pasado 22 de marzo no fue un domingo cualquiera para la soprano de la Staatsoper de Berlín, Serena Sáenz. Era su vigésimo sexto cumpleaños, y la Staatsoper la había invitado en su perfil de Instagram a compartir en directo su práctica vocal en casa.

Con el confinamiento impuesto por la emergencia vírica, todos sus vecinos pudieron escuchar las evoluciones de su voz, cómo calentaba la cantante, preparándose para terminar la sesión apoyada en su balcón y cantando arias de Puccini, Offenbach, Verdi…. La voz de Sáenz se proyectaba con elegante exuberancia en aquella benigna mañana en Barcelona, en una primavera que comenzaba ajena a toda crisis. La Sáenz hizo las delicias de sus vecinos y revolucionó a los aficionados a la lírica en las redes sociales.

La idea surgió para amenizar con las voces jóvenes de la compañía alemana a los que  por causa de la cuarentena están encerrados en casa. Los artistas tenemos el poder de llevar el arte a cualquier rincón, y el directo en las redes sociales es la herramienta perfecta, pues puedes interactuar con los oyentes y te piden canciones y comentan mientras vas cantando, nos cuenta la artista.

Los que asistimos a la retransmisión pudimos dar cuenta de lo emocionante del momento. No faltaba ningún ingrediente para el éxito: La voz en sazón de la artista, para muchos una desconocida, que cantaba con desparpajo y arte, pero cuidando también la técnica y la musicalidad. Una proyección generosa y fresca; el uso efectivo y natural de las notas graves. Oh, milagro. Lo improvisado de la grabación, que comenzó en el salón y terminó en el escenario inopinado de su terraza. Los espectadores digitales suplicando por un aria de Mozart o por el Quando Me´n Vo de Musetta. Las ovaciones de unos vecinos encantados con Serena.

 La experiencia fue, por tanto,  un momento para recordar; de hecho, este no será el único directo en internet de la soprano, que ya prepara otra aparición en las redes sociales, a beneficio de los afectados por el COVID-19. Incluso durante estos días de oscuro enclaustramiento se abren ventanas hacia la esperanza en un futuro mejor.

A un solo semestre para terminar su máster en ópera, la cantante catalana, formada en Barcelona y en Berlín, piensa que saldremos del confinamiento ´con una idea más clara de la economía real, sabiendo distinguir lo necesario de lo accesorio, más humanos´. Con su debut como Zerlina en Berlín en el aire por causa de la epidemia, debutará este verano en el Festival de Bregenz.

La voz de Serena Sáenz seguirá creciendo en paralelo a su arte, que pronto podrá regresar del balcón a los grandes escenarios de ópera.

Carlos J López

Corrección: En una primera versión de este artículo aparecía erróneamente Sáez en lugar de Sáenz, el correcto apellido de la cantante.