Patrick Hemmerlé: variations on Schumann. Variaciones en el piano romántico

13
Patrick Hemmerlé: variations on Schumann. Variaciones en el piano romántico
Patrick Hemmerlé: variations on Schumann. Variaciones en el piano romántico

La discográfica Orpheus nos presenta un C.D. en el que el pianista francés Patrick Hemmerlé interpreta tres bloques distintos, concretamente tres grupos de variaciones sobre un tema de Schumann; el primer bloque de variaciones sobre Schumann corresponde al compositor V. Novak, el segundo al gran J. Brahms y el tercero al propio R. Schumann, en un conjunto en el que, con la personalidad propia de cada autor, Schumann es el eje y el nexo de unión del mismo.

El C.D. de variaciones sobre Schumann se abre con la obra Variaciones sobre un tema de Schumann, op. 4  de Vitezslav Novak, un interesante conjunto de variaciones que el compositor checo realiza a partir de un sencillo tema basado en un motivo de apenas cinco notas, que no excede el ámbito de una  cuarta y con un aire claramente romántico.  A partir de ahí, ocho variaciones y un brillante Finale en las que el músico juega  con el tema de maneras muy diversas: en alguna ocasión el tema está implícito armónicamente, es adornado con numerosas notas, se intercalan escalas rápidas, se realizan modificaciones rítmicas en el tempo o la figuración, se utilizan bloques de acordes, etc.  El resultado son unas breves piezas con aire diverso, algunas líricas, otras joviales y  optimistas, algunas enérgicas y con fuerza, pero todas con un aire romántico resaltado por una inteligente utilización de la dinámica,  con cambios continuos y pronunciados que, junto con la agógica, buscan una expresividad considerable.  En este sentido, es destacable el buen criterio de Hemmerlé, quien, con el apoyo de una técnica muy buena, saca partido a la partitura, dotando de gran musicalidad y expresividad a su interpretación.

El segundo bloque de este C.D. de variaciones sobre Schumann corresponde a la obra Variaciones sobre un tema de Schumann, op. 9 de Johannes Brahms, una obra de juventud del músico alemán en la que nos presenta dieciséis variaciones que parten de un tema sencillo pero con un carácter marcadamente triste y melancólico.  Brahms combina, con gran maestría, la expresividad capaz de evocar en el oyente sensaciones diversas dentro de esa atmósfera triste, con una escritura técnica magistral, en la que saca provecho del tema desde muy diversos caminos: con contrapunto en interesantes diálogos entre ambas manos, pasando el tema tanto por el bajo como por la mano derecha, utilizando arpegios, con pasajes algo más virtuosísticos, con variaciones rítmicas, repitiendo acordes, etc.  El compositor juega también con elementos como la dinámica y la agógica para dar expresividad a las piezas, sin perder nunca el carácter nostálgico del tema.   Las variaciones nos ofrecen, siempre desde esta dramática óptica, algunos momentos de enorme delicadeza y otro con algo más de vitalidad.  La interpretación de Hemmerlé es, nuevamente, muy buena ya que, valiéndose de su buena técnica, consigue distinguir perfectamente los distintos planos sonoros, destacando las melodías, las entradas de los motivos en contrapunto, los crescendos tan eficaces para otorgar expresividad, en una versión muy buena de esta obra de Brahms.

El último bloque de este C.D. de variaciones sobre Schumann lo constituyen  los Estudios sinfónicos en forma de variación del propio Schumann, con la inserción de dos Variaciones póstumas, las  número 4 y 5.  El tema, de una estética absolutamente romántica, tiene un carácter pausado y delicado, y da lugar a que Schumann nos presente una serie de pequeñas piezas llenas de vitalidad.  Con recursos rítmicos, ornamentación, realizando bloques de acodes con carácter melódico, con diálogo fluído entre las dos manos, el compositor crea música en la que la vitalidad, la fuerza y el lirismo se aúnan perfectamente, en un ejemplo prototipo de música pianística romántica lleno de brillantez.  El virtuosismo está también presente en este conjunto muy bien tocado por un expresivo Hemmerlé, que sacando partido otra vez inteligentemente de la dinámica y la agógica, logra que el piano cante prácticamente, obteniendo fuerza, solemnidad, jovialidad y también lirismo, en función de la variación de la que se trate.  Mención aparte merecen las dos Variaciones póstumas del propio Schumann que el intérprete ha incluído intercalándolas entre los Estudios sinfónicos; ambas con un carácter tranquilo y pausado, con una dinámica suave en general, y con gran delicadeza,  crean atmósferas casi mágicas, siendo algo más optimista la número 5.

En definitiva, este C.D. de variaciones sobre Schumann nos presenta distintas maneras de jugar con temas musicales, en un conjunto que, además de la variación, no es ajeno al aspecto del estudio, pues los distintos enfoques que podemos escuchar a la hora de elaborar las variaciones exigen distintas habilidades técnicas.  Igualmente obliga a la expresividad y musicalidad del intérprete, pues no puede funcionar de ningún modo esta música si se toca de forma mecánica; en este sentido, Hemmerlé hace un magnífico trabajo. Apoyándose en una técnica muy buena, consigue transmitir diferentes sensaciones, ser musical y expresivo en los tres bloques.  Muy bueno por tanto el debut discográfico de este pianista, en un interesante  C.D. en el que escuchamos a tres compositores de generaciones distintas pero dentro del ámbito romántico (aunque Novak algo posterior cronológicamente hablando), en un momento de juventud pero de gran inspiración, siendo Schumann el eje central del mismo.

Emilio Lacárcel Vílchez