Pixar in Concert con la OBC

107

Pixar in Concert con la OBC

Entre las novedosas propuestas de la OBC de esta temporada destaca el nuevo ciclo Música de cine y espectáculo cuya segunda propuesta después de la exitosa proyección de “El Señor de los anillos” nos ha conducido a varios momentos de diez de las películas más famosas de la productora de cine de animación Pixar.

Muchos programadores reflexionan cómo atraer a sus propuestas a nuevos públicos y desde el Auditori de Barcelona con la Orquesta Sinfónica de Barcelona lo han conseguido nuevamente con una propuesta diferente y original.

Cientos de menudos y primerizos oyentes inundaron el Auditori acompañados de padres, abuelos, tíos,…para reír, gritar, aplaudir, comentar…en definitiva emocionarse y disfrutar de momentos ya vividos anteriormente en la butaca del cine, en el sofá frente al televisor, o en la habitación con el ordenador pero con la gran novedad de revivir esas películas que han configurado nuestra memoria colectiva fílmica de animación en las dos últimas décadas con una orqeusta sinfónica en vivo.

La música y el cine han ido de la mano desde el principio del género del séptimo arte, ya que ante la ausencia de sonido hablado en sus primeras etapas la música de un piano, de un órgano o de una pequeña orquestina de café ponía una multi-voz a esas escenas de humor y amor, de drama y comedia que a ritmo acelerado pasaron por los ojos de nuestros antepasados de principios del s.XX.

Con el paso del tiempo la presencia de la música se fue haciendo más importante y elaborada dejando de lado los cliches y las improvisaciones para dar lugar a las grandes partituras de la época dorada de Hollywood y que todavía se siguen elaborando y premiando.

La factoria Pixar ha creado con sus películas historias amables, donde los valores-actitudes de la amistad, el perdón, la bondad y la alegría han reinado en cada sala y formato de proyección, invitando a grandes compositores como R. Newman / Mark Watters / J. E. Schmidt M. Giacchino / T. Simonec / B. Dechter / P. Boyer / M. Waters / P. Doyle / J. Shearman / Ch. Klatman / J. Tisser ha crear la banda sonora que acompañe, refuerce y narre las peripecias de estos personajes de ficción: Toy Story ,Finding Nemo ,Ratatouille M, A Bug’s Wall-e ,Cars ,Up , The Incredibles , Brave , Monsters University.

La propuesta de la OBC fue simple suprimir los diálogos de las escenas y acompañarlas sólo desde la música, y fue emocionante caer en la cuenta del poder narrativo de la música en un lenguaje narrativo diferente como es el visual.

La orquesta fue ductil en su interpretación rompiendo moldes y pasando de música rock a música latina, de música folk a electrónica, y de ahí que la formación orquestal se ampliara a gran formato y a incorporar instrumentos no tan habitual como guitarras y bajo eléctrico, teclados electrónicos, saxos, percusiones y efectos varios, pero con una gran calidad en cada intervención que pasaban a ser desde un suave adagio a la trepidante persecución típica de este género

El director valenciano Jordi Bernàcer fue el encargado de coordinar y equilibrar semejante aventura audiovisual. El resultado fue brillante a veces y otras excesivamente desequilibrado entre las familias, con un protagonismo excesivo del viento metal. Y por otra parte ¿por qué no se escogió un director que tuviera experiencia en este campo? ya que el director valenciano Jordi Benàcer no acertó prácticamente con ninguno de los finales de cada secuencia ya que o acababa antes del final de la escena o después de hacerse el oscuro de la imagen.

Ojalé que este ciclo se consolide por varios motivos, el primero por ofrecer la oportunidad a muchas familias de perder el miedo a un concierto de orquesta e introducir a los pequeños ya sus padres en esta otra forma de asistir a un concierto o de ver una película con el predominio eqeuilibrado de imagen y música.

Tan solo una sugerencia, hubo comentarios tras los numerosos aplausos de alguna gente que se quejó de la excesiva duración para el público infantil, ya que casi dos horas es excesivo para los niños.

Nicolás Piquero