Porgy and Bess, espectacular puesta con voces extraordinarias

48
Porgy and Bess. Foto: Nellie Beavers
Porgy and Bess. Foto: Nellie Beavers

Con colores triunfales pasó la prueba la audaz puesta de Porgy and Bess, la famosa ópera de George y Ira Gershwin, en el Arsht Center el 16 de enero. Aunque el Knight Concert Hall de ese centro cultural no está habilitado propiamente para la puesta de óperas, el concepto escenográfico del multifacético Paul Tate dePoo funcionó sin costuras con la orquesta completa en el escenario. Una proeza que fue aplaudida de pie por el público que colmaba el teatro. Basada en proyecciones tridimensionales en el telón de fondo, un acertado uso de la luz (diseño de ….) y algunos elementos en el proscenio, la escenografía resultó efectiva desde todos los puntos de vista.

        Aunque sin duda lo que más se aplaudió esa noche fueron las extraordinarias voces de los cantantes, lo que unido a un nivel actoral irreprochable, garantizan el éxito que ha venido teniendo esta puesta itinerante. En los roles titulares, Neil Nelson y Brandie Sutton brillan tanto en lo musical como en la sentida actuación. Sutton, quien  ha sido aclamada por el New York Times por “su voz amplia y cálida” y “su timbre de colores telúricos” , parece haber nacido para este papel. Su belleza y la calidez de su voz hacen de su rol algo inolvidable. La diva, que cosecha aplausos en esta gira, también ha sido aplaudida en numerosas ciudades de Estados Unidos y en Europa.

       Pero Nelson no se queda detrás en los méritos que hacen de esta puesta la mejor que he visto. El joven pero ya experimentado intérprete ostenta un doctorado de interpretación, ha recibido varios premios por su trabajo y ha cantado en prestigiosas compañías operísticas norteamericanas y en Rusia. Su creación de Porgy es muy conmovedora, y no olvidemos de que el personaje, en esta puesta, se encuentra limitado en sus movimientos ya que se desplaza, paralizado debajo de las rodillas, en un carrito que mueve con las manos. Al final, el extraordinario cantante se llevó una larga ovación.

Porgy and Bess. Foto: Nellie Beavers        

Pero es justo decir que no solo los protagonistas fueron ovacionados; Jermaine Smith que interpreta a Sportin’ Life, se llevó muchos aplausos, incluso durante la representación, por su extraordinario dinamismo y su carisma escénico. Su creación del pícaro personaje es prácticamente imposible de superar, tanto en el canto como en la actuación y el baile. Kyaunnee Richardson entregó una Clara muy emotiva y convincente. Igualmente fuertes y aplaudidas las actuaciones de Simone Paulwel como Serena y Gwendolyn Brown como Maria, también merecedora de su ovación al saludo final. Mención aparte para Eric Shane, su Jake es único. La sensualidad que proyecta en su dúo con Sutton solo es comparable con el temor que logra inspirar cuando manifiesta el lado violento y malvado del personaje.

        Grandes cantantes y actores sin duda, pero en toda puesta la dirección artística es decisiva, y en este caso corresponde al experimentado Richard Jay-Alexander, aclamado director y productor de Broadway, que demuestra una vez más su dominio de la magia escénica. Para él no significo ningún problema el mover los actores con toda la orquesta en el centro del escenario. Otro elemento importante para lograr el efecto convincente son los trajes, recreados a partir del diseño original.

    Por último, pero con altos honores, el éxito de esta puesta se asienta firmemente en una dirección orquestal insuperable. La maestra Sebrina María Alfonso al frente de la South Florida Symphony Orchestra, logró sacarle a esta partitura toda su belleza, tanto en las amelcochadas melodías, como en los ritmos inspirados en lo africano.  Nacida y criada en Cayo Hueso, la directora y compositora cubanoamericana conoce muy bien esos sabores de la herencia musical africana en las Américas.

      Si usted no fue a esa única función en Miami, todavía está a tiempo de disfrutarla, pues se repite esta noche en el Au Rene Theatre del Broward Center for the Performing Arts.

      No se la pierda.

     ‘Porgy and Bess’ de George y Ira Gershwin,  en el Au-Rene Theater de Fort Lauderdale.  Información y entradas: 954 462 0222 y www.browardcenter.org

Daniel Fernández