Simon Boccanegra. Verdi. Valencia

63

bcanegraplacido2 Simon Boccanegra. Valencia. Palau de les Arts. 30 Abril 2014 Tras el éxito de L’Italiana de hace un mes se ha repuesto el montaje propio de esta ópera dramática de Verdi tras siete años de reposo. Si los buenos vinos ganan con el reposo y el paso del tiempo no ha pasado lo mismo con esta producción que en la reposición de Leo Castaldi sigue pecando de oscura sin que por ello aporte dramatismo, de estática sin que por ello gane en profundidad, y con una pobreza de dirección y movimiento escénico generalizado. La escenografía fría y un tanto pasada de Frizerio resultó monótona con tanto subir y bajar berjas en un escenario falsamente ampliado con espejos que resultaron cansinos a la tercera vez que se utilizaba este recurso escenográfico. La ventaja de la misma es que permitía mucha imaginación a los espectadores para imaginarse los espacios dramáticos ya que lo que se veía era practicamente lo mismo durante las casi tres horas de duración. Por su parte el debutante Evelino Pidò desde el podio musical no aportó una versión para recordar. Con algunos problemas de tempo entre foso y escenario, e incontrolable fuerza del metal, sólo destacó en algunos momentos concertantes y compañando a la soprano en su aria de presentación. El resto de la función se movió entre el oficio de acompañar y un dramatismo contenido que rozaba lo superficial en una batuta que tiene un renombre internacional. Evidentemente coro y orquesta no bajaron un ápice sus buenas prestaciones habituales, lástima que a veces la batuta pidiera más de lo estrictamente necesario a unos efectivos con una gran paleta dinámica forzando siempre el volumen por una expresión dramática no conseguida desde la intensidad. Junto con Pidò la gran estrella de la noche era el baritenor Plácido Domingo que ofrecía su sexto papel  titular en el coliseo del Turia recientemente limpiado de sus mosaicos y con un aspecto fantasmagórico en su esqueleto de cemento que esperemos sea temporal. bocanegraplacido A estas alturas hablar de una figura con una trayectoria como el madrileño Plácido Domingo puede ser un arma de doble filo en la actualidad, ya que su brillante carrera como tenor ha abierto una puerta a un nuevo repertorio como barítono en el que está siendo muy criticado y no sin falta de razón. Nadie pone en duda su capacidad dramática de quien se ha considerado una bestia de escenario en su sentido más positivo y así lo demosntró en momentos de la representación a pesar de la casi nula dirección de actores de la producción, pero…vocalmente su Simon no estuvo a la altura de las expectativas. Problemas de fiato, arrastres de notas, falta de brillo en los agudos fueron una constante en la representación y si bien el retraso de más de 15 minutos de inicio con el posterior anuncio de indisposición por parte de Domingo y su “esfurerzo” de cantar por congraciarse con el público no suplió dichos puntos grises. Sería injusto no señalar ni agradecer su presencia, sus buenas intenciones a los envidiables 73 años que es lo que premió un público puesto en pie pero que en los circulos durante la pausa y al salir reconocían que los momentos brillantes de Domingo ya pertenecían al pasado. bocanegraplacido3 Sus compañeros de reparto fueron mucho más interesantes con una gran presencia de cantantes del este europeo y mundial.La soprano china Guanqun Yu ya conocida en este teatro interpreto una Amelia muy interesante en lo canoro pero excesivamente fría y distante en lo actoral, su voz aterciopelada, rico fiato y homogeneidad de re gistro consiguió alzarse como protagonista de la obra. Por su parte esta obra llena de roles graves hizo brillar tambien al tenor italiano Ivan Magrì ya conocido por sus otras interpretaciones de Jacopo, Duca y Alfredo afiánzandose en este rol a pesar de faltarle un poco de squilo en su aria. Vitali Kovaliov cumplió con creces en su papel de Jacopo Fies co si bien la caracterización dejaba bastante que desear para ser el abuelo de la soprano …ma a l’òpera tutto è convenzionale. El maldito Paolo Abiani fue bien interpretado y cantado por el armenio Gevorg Hakobyan de voz poderosa pero a veces poco matizada. Esta ópera oscura basada en la obra homónima del español García Gutierrez llenó el Palau una vez más y se cerró con largos aplausos, esperemos y confiemos que el próximo título “Maror” del compositor valenciano Manuel Palau que ya se ofreciera en concierto hace unos años en el  Palau de la Música, llene de igual manera y cierre con brillo una temporada cuyo comienzo fue accidentado.   Dirección musical: Evelino Pidò Evelino Pidò Dirección de escena: Lluís Pasqual Lluís Pasqual. Leo Castaldi (reposición) Escenografía: Ezio Frigerio Vestuario: Franca Squarciapino Iluminación: Albert Faura Albert Faura Simon Boccanegra. Plácido Domingo Amelia Grimaldi: Guanqun Yu Jacopo Fiesco: Vitali Kovaliov Gabriele Adorno: Ivan Magrì Paolo Albiani: Gevorg Hakobyan Pietro: Serguéi Artamonov Capitán: Valentino Buzza Doncella: Chiara Osella Producción: Palau de les Arts Reina Sofía Palau de les Arts Reina Sofía es Arts Reina Sofía (2007) Cor de la Generalitat Valenciana Francesc Perales, director Orquestra de la Comunitat Valenciana Nicolás Piquero