Spanish Cello Sonatas: la música de “La Generación del 27”

37
Spanish Cello Sonatas
Spanish Cello Sonatas

Escuchar el C.D. publicado por Ibs classical ha sido algo muy gratificante, un motivo de alegría debido al repertorio que el violonchelista Iagoba Fanlo y el pianista Pablo Amorós ofrecen en el mismo; es una buena noticia que haya gente que fomente el patrimonio musical español, concretamente una generación con tanto talento como fue la que abordan, con músicos de mucho nivel, no todos lo suficientemente conocidos por el público; en este C.D. podemos disfrutar de la música de “La Generación del 27”.

El C.D. con música de “La Generación del 27” se abre con la sonata de Simón Tapia Colman, una obra muy buena en la que el compositor demuestra una gran inspiración sacando partido de unas hermosas melodías, con momentos rítmicamente contundentes, otros de un enorme lirismo, como se puede apreciar en el magnífico segundo movimiento, usando recursos armónicos propios de las vanguardias de esos momentos como las disonancias o la armonía modal con mucha habilidad.  Una obra de alto nivel en la que los rasgos del nacionalismo musical español están claramente presentes, en esa mezcla tan propia de este grupo de compositores de modernidad y sabor español, con clara influencia del gran Manuel de Falla.

Uno de los compositores más importantes de “La Generación del 27” es Robert Gerhard, de quien escuchamos una sonata que refleja muy bien su personal estilo compositivo; si bien la obra no está tan alejada del lenguaje tonal como otras de este autor, sí que posee un estilo avanzado, mezclando la modernidad con el nacionalismo español. Sacando un gran  partido de sencillos motivos, el compositor logra crear atmósferas inquietantes y, en otros momentos, con aires alegres, pidiendo variedad en la forma de tocar de los intérpretes, quienes conjugan con mucha eficacia el sonido estridente y a veces agresivo con algunos fragmentos más delicados.

Seguimos con la música de “La Generación del 27” y con otro de sus autores más conocidos como es Salvador Bacarisse y su obra Introducción y Variaciones. Se trata de una pieza con calidad en la que el autor juega con un tema, que nos recuerda algo al primer movimiento de su famosísimo Concertino para guitarra, variándolo de distintas maneras y exigiendo mucho a nivel técnico del violonchelista, que en este C.D.  está a buen nivel en todo momento, con dobles cuerdas y escalas rápidas por todo el registro del instrumento, alternando variaciones muy rápidas y ágiles con otras tranquilas y pausadas.

La siguiente obra que escuchamos es Adagio y Fuga de la compositora ovetense María Teresa Prieto, una pieza en la que, tras el melancólico carácter del adagio, escuchamos una ágil fuga que evoca totalmente el estilo contrapuntístico del gran J. S. Bach, con influencias del Neoclasicismo imperante en la época. Muy buena la coordinación entre Fanlo y Amorós en esta obra, obteniendo un resultado muy bueno de la misma. La evocación del estilo de Bach se entremezcla con algunos rasgos modernos, mezcla pasajes algo oscuros con la vitalidad del sujeto de la fuga en una obra de gran interés.

El C.D. con la música de “La Generación del 27” se cierra con uno de los grandes autores de este grupo como fue Rodolfo Halffter con su Sonata para violonchelo y piano.  La gran calidad de este músico está fuera de cualquier duda y, en esta excelente obra, tenemos una muestra de ello. Los recursos modernos como la politonalidad o la armonía modal están presentes en una pieza en la que también son evidentes las influencias del nacionalismo español.  Con gran carácter rítmico pero a la vez muy melódica, esta obra es muy exigente para los intérpretes, muy bien coordinados en todo momento, con pasajes técnicamente complicados muy bien solventados por los mismos.  Ejemplo de vanguardia, nacionalismo y originalidad, esta magnífica obra de R. Halffter pone el punto final a este C.D. con obras para violonchelo y piano de autores de “La Generación del 27”, un grupo de músicos españoles que deben ser reivindicados por su calidad y méritos artísticos.

Felicitamos desde aquí  a Iagoba Fanlo y Pablo Amorós, junto a todos los artífices de este trabajo., por atreverse con este interesantísimo repertorio así como por su buen hacer en el C.D.. Ambos músicos demuestran su buen criterio artístico al darle a cada fragmento de cada pieza los matices sonoros que estos pedían, destacando su magnífica coordinación y el hecho de haber realizado un trabajo muy serio y de muy buenos resultados.

Emilio Lacárcel Vílchez