Tchaikovsky en un Stradivarius de 1696, interpretado por Pablo Fernández

145

Tchaikovsky en un Stradivarius de 1696, interpretado por Pablo Fernández

Pablo Fernández, con su Stradivarius de 1696, y la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo interpretarán este jueves las Variaciones Rococó de Tchaikovsky en el Auditorio Nacional.

Este jueves, día 29 de enero, el Auditorio Nacional de Madrid ofrecerá, como parte del ciclo organizado por Juventudes Musicales de Madrid, un concierto protagonizado por el joven chelista Pablo Fernández, junto a la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo, dirigido por el maestro Yuri Termikanov.

Pocas son las ocasiones en las que un público puede disfrutar de las Variaciones Rococó de Tchaikovsky en un violonchelo con tanta historia como «Lord Aylesford», un Stradivarius de 1696, propiedad de la Nippon Music Foundation, que se cuenta entre los más antiguos de los cuarenta existentes hoy en día, y tan sólo entre los veinte utilizados habitualmente en conciertos Tampoco es frecuente que un instrumento de semejante valor sea cedido a un músico tan joven como Pablo Fernández. Sin embargo, este brillante chelista madrileño residente en Frankfurt, con tan sólo 23 años, parece salirse de las estadísticas, siendo el único español que, además de merecer el honor de tocar semejante obra de arte, ha conseguido menciones de tan alto nivel como el segundo premio de «Il Paulo» de Finlandia o que se encuentra entre los estudiantes más punteros de la Fundación «Anne-Sophie Mutter» (los «Mutter´s virtuosi»).

Además, Fernández volverá a España en marzo para interpretar, junto a la Orquesta Real Filarmónica de Galicia y al director Ros Marbá, el Concierto para violonchelo y orquesta de Dvorak, con el que ya se defendía como solista en el Teatro Liceu de Barcelona a la edad de 16 años.