Tebar apuesta por su carrera internacional

77

El maestro Ramón Tebar continuará con la Orquesta de Valencia aunque con una vinculación musical diferente. A partir del mes de septiembre de este año seguirá con la agrupación sinfónica como Director Principal Asociado. Esta noticia que quien esto firma leyó en la prensa de ayer, no sin un rapto de pesar, se ha hecho público a través de un comunicado. En el mismo, el interesado y la presidenta del Palau de la Música, Gloria Tello, dieron a conocer este nuevo contrato que se produce a instancias del propio Tebar y de la voluntad de la regidora de Cultura que ya anunció, antes del verano pasado, su voluntad de renovarlo como titular. Con todo, venturosamente, el Palau de la Música y la orquesta, no se desvinculan del maestro reteniéndolo como Director Principal Asociado. Me complace especialmente ese nombramiento porque creo que Valencia no puede, ni debe permitirse el revés de perder un músico de tan acreditada y brillante ejecutoria internacional. Precisamente esa trayectoria ascendente al frente de prestigiosas orquestas y teatros de ópera en Europa, toda América y Asia, es la que ha llevado al joven maestro a proponer a los responsables del Palau de la música una mayor libertad en sus responsabilidades administrativas. Así lo manifestó en sus declaraciones la concejal Gloria Tello, significando que el maestro le hizo saber, hace tiempo, la dificultad que suponía, por falta de fechas, compaginar su trabajo como director de la OV y su importante y densa serie de conciertos internacional. Tebar apuesta por su carrera internacional

El maestro Tebar tras de su estrella
El maestro Tebar, en una imagen de archivo. Tebar apuesta por su carrera internacional

Este nuevo contrato, cuajado con buen criterio por el Palau de la Música, permite, según el parecer de quien esto escribe, no perder el vínculo con tan destacado artífice. Su continuidad en Valencia, supone, sin duda un prestigio para la institución y su agrupación musical. El alemán Alexander Liebreich, nacido en 1968, será el nuevo responsable del colectivo musical.

El maestro Tebar tras de su estrella
El maestro Tebar en una imagen de archivo. Tebar apuesta por su carrera internacional

Sin duda, Tebar, ha sido el director de mejor curriculum, desde tiempos de Von Benda e Iturbi. Cabe señalar que ambos le doblaban la edad cuando estuvieron a cargo de la formación valenciana. Recordemos que Tebar aún estaba en su treintena cuando fue nombrado titular de la misma. Esta decisión, supone un paso estratégico en favor de su carrera internacional y es lógico que le sugestione incrementarla en cantidad y calidad de actuaciones. Se trata de un maestro muy fértil de ideas, exigente, de acendrado espíritu de trabajo, e indudable talento. Poseedor de una gran pulcritud interpretativa, cuida especialmente las sonoridades, las dinámicas y los colores instrumentales. A estos valores, cabe sumar una gran formación, una exquisita sensibilidad y una precisión con la batuta, pareja a su técnica clara y elegante. Raramente se han visto por estos lares, directores que en su acción aúnen su musicalidad y su sugestiva estética gestual. En sus versiones es creativo e innovador y ello sin perder el criterio de servicio al autor, con una minuciosa exégesis de las partituras. No es extraño que con estas cualidades se haya visto solicitado por importantes agrupaciones instrumentales, como la Philarmonia Orchestra, Wiener Philarmoniker, Orquesta de la Radio de Munich, Sinfónicas de St. Petersburg, Praga, Nacional de España… o teatros de ópera como Estocolmo, Cincinnati, Miami, Buenos Aires, Londres, Berlín o Viena… por citar algunos destacados de una larga lista, en los que ha alcanzado clamorosos éxitos. Prueba de ello es que ha sido invitado, con reiteración, a repetir su comparecencia en muchos de estos grandes coliseos. Dígalo, a título de ejemplo, su reconocida versión de «Turandot» en la Staatsoper de Viena, a la que tuvo la satisfacción de asistir, «in situ», el autor de este comentario. Esa función seguía a las actuaciones en Don Pasquale, Butterfly y Bohème y todo ello en solo en un intervalo de dos años. Por si fuera poco, como es sabido, prosiguió en esta temporada con sendas interpretaciones de Mahler al frente de la gran orquesta vienesa. Esta proyección ha hecho que el valenciano, sea reclamado por otros templos de la música. Consecuentemente, tal y como ha sucedido tantos otros artistas que se han visto afectados por la pandemia, se han adicionado al cúmulo de los conciertos suscritos para ésta y las temporadas subsiguientes, los previstos en ese tiempo aciago y que no se pudieron llevar a cabo. Ello explica que, «a fortiori», para poder atender su calendario de contratos, se viera obligado a renunciar a la titularidad de la orquesta de su ciudad natal. Tebar apuesta por su carrera internacional

Sin duda, este comentarista echará mucho de menos al maestro, como una gran parte del público valenciano que siempre le acogió tanto con entusiasmo como simpatía. Pero, por otra parte, uno debe reconocer que le complace el impulso de su actividad artística en tres continentes. A buen seguro, no a mucho tardar, le veremos retornar a su tierra con el bagaje de haber sido aclamado al frente de las orquestas y los teatros más prestigiosos del planeta. Todo lo esperamos de un director de gran talento, facultades y competencia manifiesta que son los atributos que han promovido su celebridad y prestigio.

No le decimos adiós maestro Tebar; significa demasiado para muchos aficionados. Mejor, cabe manifestarle: le esperamos siempre. Tebar apuesta por su carrera internacional

Antonio José Gascó Sidro, Catedrático. Académico de las Reales de Bellas Artas de San Fernando de Madrid y San Carlos de Valencia.