The Tallis Scholars: excepcional musicalidad en Estella

23
The Tallis Scholars
The Tallis Scholars

La Semana de Música Antigua de Estella llega este año a su edición número 50, lo que la convierte en un auténtico clásico de las programaciones musicales de verano de nuestro país. El programa que se ofrece en la presente edición tiene atractivos, comenzando por el concierto que ahora nos ocupa, pero también hay dos eventos de importancia, como son El Mesías de Haendel el día 6 y un concierto de la Europa Galante con su director Fabio Biondi, que cerrará el festival el próximo día 8. No está de más felicitar a su director artístico, Íñigo Alberdi, por el programa confeccionado, que, como cada año, nos hará visitar Estella en los próximos días en varias ocasiones. 

The Tallis Scholars 

The Tallis Scholars es un grupo vocal británico, fundado en 1973 y dedicado a interpretar y recuperar páginas musicales religiosas del Renacimiento y del Barroco, y con gran éxito. Su director es el también británico Peter Philips y no cabe duda de que el concierto ofrecido en Estella ha sido todo un éxito, basado en la grandiosa musicalidad del grupo, que ha sido reconocido debidamente por el público que abarrotaba la Iglesia de Santa Clara. 

The Tallis Scholars en Estella lo formaban 10 cantantes – 6 mujeres y 4 hombres -, que bajo la dirección de Peter Philips han tenido una estupenda actuación. El grupo vocal tiene una gran calidad tímbrica y una musicalidad verdaderamente insuperable. No conozco los nombres de sus componentes, ya que no venían sus nombres en el programa da mano, y resulta difícil destacar a alguno de entre ellos. Sin embargo, diré que llamaron poderosamente mi atención la soprano ligera, que nos ofreció una piani inmaculados, y el bajo, que tuvo intervenciones dignas de ser destacadas. 

Indudablemente, la labor de Peter Philips tiene que ser debidamente ensalzada y me recordaba en muchos momentos al ya desaparecido director navarro Luis Morondo, cuando dirigía a la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona hace muchos años. 

El concierto estaba dedicado a música del siglo XVI y eran en todos los casos composiciones que en su día fueron interpretadas en la Capilla Sixtina de Roma. En su desarrollo podíamos decir que seguían el orden litúrgico, como si de una Misa se tratara, aunque hubiera compositores diversos. 

El concierto se abrió con el Kirie de la Misa Assumpta est Maria, a la que siguió el Gloria de la Misa Ecce ego Johannes, terminando la primera parte del concierto con el Credo de la Misa del Papa Marcelo. Entre estas composiciones de Palestrina interpretaron el Regina Coeli, de Cristóbal de Morales, el motete Quam pulchra es, de Constanzo Festa, y las Lamentaciones de Jeremías, de Carpentras. 

Siguió la que podríamos considerar Misa global en la segunda parte con en Sanctus de la Misa Confitebor tibi domine, en la que brilló de modo especial el grupo coral, para terminar con el precioso Agnus Dei de la Misa Breve, que como las anteriores se deben a Giovanni Pierluigi da Palestrina. 

Esta segunda parte se abrió con el Miserere de Gregorio Allegri, uno de los momentos más brillantes del concierto, en el que The Tallis Scholars estuvo verdaderamente espléndido. Hay que señalar también el Miserere Mei, de Alexander Camkin, en la que se lució de modo particular el bajo del grupo, terminando con el motete Inter natos mulierum, de Josquin des Prez. 

Ante la calurosa reacción del público, The Tallis Scholars ofrecieron una parte del Credo de la misa de Vivaldi como propina. 

La Iglesia de Santa Clara estaba a rebosar y fueron muchos los que se quedaron fuera del recinto, al haberse agotado las localidades para el concierto. El público se mostró entusiasmado con el resultado del concierto, poniéndose en pie en los saludos finales. 

El concierto se inició puntualmente y tuvo una duración de 1 hora y 39 minutos, incluyendo un breve intermedio. Duración puramente musical de 1 hora y 14 minutos. Seis minutos de aplausos. 

El precio de la localidad única era de 12 euros. 

José M. Irurzun