El Tristan de Bayreuth con Herlitzius y Stephen Gould

29
El Tristan de Bayreuth con Herlitzius y Stephen Gould
El Tristan de Bayreuth con Herlitzius y Stephen Gould

La discográfica Deutsche Grammophon nos presenta un DVD. en el podemos ver una producción de la magistral ópera de Richard Wagner, Tristan und Isolde.  Esta representación del Tristan de Bayreuth es, sin duda, algo especial, pues ver una representación de la obra del compositor alemán en su mítico teatro tiene unas connotaciones diferentes para cualquier aficionado a la ópera.

No vamos a estas alturas a decir nada nuevo de la genial música de esta obra de Wagner, pues la extraordinaria orquestación, riquísima en los matices y en la variedad tímbrica, la belleza de del leit motiv de los amantes y la gran capacidad de toda la partitura para ambientar los diferentes momentos de esta romántica historia, que la consagran como una de las grandes óperas germanas de todos los tiempos,  es bien conocida por todos los aficionados.  Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el Tristan de Bayreuth, constituye siempre un punto de especial interés para los admiradores de la música de este compositor pues, según cree este humilde comentarista, debe ser una de las referencias en las producciones que sobre Wagner se realizan.

Desde el punto de vista musical, el Tristan de Bayreuth está a la altura de lo esperado, pues musicalmente creo que es excelentísimo el nivel alcanzado en todos los aspectos; Stephen Gould encarna al enamorado héroe de la obra y demuestra unas condiciones muy buenas para el tipo de tenor requerido por Wagner. Francamente buena la actuación de este cantante, con una voz poderosa, con cuerpo, que se adapta muy bien al carácter heroico-romántico del personaje. En cuanto a la actuación de Evelyn Herlitzius como Isolde creo que es sencillamente fantástica. Capaz de transmitir los sentimientos vividos por la protagonista de la historia en todo momento, la cantante da una lección magistral de lo que es encarnar este papel; luciendo una poderosa voz, estando sobresaliente en lo expresivo, en la dinámica, en la musicalidad, la cantante se muestra totalmente solvente en todos los registros. De principio a fin, la actuación de la soprano en este agotador papel es sensacional tanto en lo musical como en lo teatral.

 La actuación del resto de cantantes también está a una gran altura; Georg Zeppenfeld hace un magnífico trabajo en el papel del Rey Marke, luciendo una excelente voz de bajo, con poderosos graves y solventes agudos, cantando y actuando con expresividad en todo momento. Muy buena también la actuación de Christa Mayer como Brangäne y la de Iain Paterson como Kurwenal; ambos hacen gala de muy buena voces y se muestran solventes y eficaces en todas sus participaciones como fieles acompañantes de los protagonistas.  La buena actuación de todos los cantantes se complementa en el Tristan de Bayreuth con la buena aportación del coro masculino en su breve intervención y con la extraordinaria actuación de la Orchester der Bayreuther Festpiele, con un nivel espectacular en todas sus familias. La cuerda obtiene un sonido lleno y brillante, los metales ofrecen una seguridad absoluta en su perfecta afinación, la madera siempre eficaz.  Todos los músicos ofrecen un auténtico espectáculo y, junto a los cantantes, nos bridan una gran versión en lo musical, con un director realmente magnífico al frente de todos ellos como es  Christian Thieleman, quien ejecuta a la perfección las dinámicas, consigue transmitir la gran fuerza de la obra, también su lirismo, consiguiendo un sonido compacto y lleno de musicalidad y buen gusto.  Muy alto el nivel de Thieleman y todos los músicos en este Tristan de Bayreuth, en el que, al modo de ver de este humilde comentarista, lo más decepcionante es la escenografía y el vestuario.  Sin duda ambos están trabajados y no les resto mérito pero creo que una obra como Tristan und Isolde no debe utilizar ropas parecidas a las que cualquiera se pone en la actualidad para descansar en casa, con indumentarias que parecen batas corrientes u otros ropajes cotidianos y le restan solemnidad a las escenas. La ambientación me parece demasiado oscura y, a pesar de que en gran parte de la obra es necesario, creo que podría haberse dotado de algo más de luminosidad a algunos momentos. No podemos, sin embargo, dejar de pensar que está bien trabajada la escenografía, ya que tiene algunos momentos,como las escenas en las que se usan imágenes superpuesta, que causan un buen efecto pero, desde mi punto de vista, el aspecto musical está muy por encima del escénico en este Tristan de Bayreuth.

Emilio Lacárcel Vílchez