Tristán e Isolda. Wagner. (versión concierto).La Coruña

160

Eva-Maria-Westbroek
Con esta genial ópera wagneriana se cerró, con vbroche de oro, el 61 Festival  de ópera de La Coruña.
El resultado más que espectacular. La magnifica Orquesta Sinfónica de Galicia dio lo mejor de si con una calidades sonoras en todas las secciones  y con los solistas instrumentales realmente extraordinaria.

Eliahu-Inbal

Dirigió el maestro Eliahu Inbal, inspiradísimo, con un sentido dramático de la partitura excepcional, sin un solo decaimiento y con una tensión  apabullante. Un gesto austero que consiguió cuanto quería de los profesores.
Vocalmente sublime. Tristán fue interpretado por el tenor virginiano Stephen Gould, un auténtico Heldentenor que se empleó a fondo sin reservas. Una voz poderosa que supo dosificar y llegar al tercer acto pleno de facultades y en un ascenso sonoro increíble. A su lado la soprano holandesa Eva-Maria Westbroeck quien debutaba el rol cantó de forma pocas veces escuchada en las sopranos de este papel tan enjundioso. Voz de timbre muy bello, con un registro amplísimo y una perfección sonora desde los graves a los sorprendentes agudos increíbles. En estado de gracia transmitió toda su furia en su maldición de Tristán, apasionada en el dúo de amor y transfigurada en el Liebestod.  Soprano a seguir con atención. Cantará este mismo rol en Bayreuth bajo la dirección de Thieleman en el verano de 2015.

Gidon-Saks

El rey Markede del israelí Gidon Saks lo cantó de forma admirable, con una potencia de voz apabullante, una expresividad total y con gran nobleza y autoridad.

Iris-Vermilion

Jukka Vermilion supo dar a su Brangania el color claroscuro requerido  y una delicadeza exquisita. Kurvenal, el amigo de Tristán mostró todo el profundo sentimiento que alberga su corazón en un canto apasionado y emotivo. Los papeles secundarios Melot, marinero y pastor fueron cantados por Borja Quiza de forma impecable y por Francisco Corujo y César Sanmartín.
Al finalizar se produjo un delirio de aplausos y bravos para todo el elenco. La sensación general, comentada por muchos espectadores, es que habíamos asistido a un acto místico, revelador de una perfección pocas veces igualada. Wagner en España. Éxito absoluto y merecido.
Gracias a todo el equipo de los Amigos de la ópera de La Coruña a cuyo frente está Natalia Damas con el Dir. Artístico César Wonenburger.

Francisco García-Rosado