Trouble in Tahiti de Leonard Bernstein en el Otoño Lírico de Vigo

50
Trouble in Tahiti de Leonard Berntein en el Otoño Lírico de Vigo
Trouble in Tahiti de Leonard Berntein en el Otoño Lírico de Vigo. Foto: Jesús Nieto

Veintisiete años han transcurrido ya del fallecimiento en Nueva York de Leonard Bernstein, una de los admirados referentes de la música americana del pasado siglo. Coincidiendo con la efeméride, el sábado 14 de octubre se producía en Vigo el estreno gallego de su ópera en un acto y siete escenas Trouble in Tahiti, gracias a su inclusión dentro de la programación del Otoño lírico organizado por la AAOV.  En su atinada política de ampliar horizontes operísticos, combinando el repertorio más tradicional con inhabituales propuestas (al menos en el teatro vigués), la AAOV volvía a contar con la compañía Opera Nova cuya presentación de la parábola Curlew River de Benjamin Britten había dejado muy buena impresión en el 2015. Lejos de la gran popularidad de sus musicales y de su opereta cómica Candide, Trouble in Tahiti recoge los elementos más representativos del particular lenguaje del compositor estadounidense a través del satírico retrato de la insatisfecha y superficial vida matrimonial de una pareja de clase media en los suburbios de la América de los 50. A menudo se habla del eclecticismo de Bernstein como el rasgo principal de una música que halla su modelo más evidente en la obra de Aaron Copland, pero se obvia la gran influencia en su obra dramática de Marc Blitzstein, con quien mantuvo una estrecha relación artística y personal, y cuya brechtiana propuesta The Craddle Will Rock, de marcado acento social, ya anticipa un angustioso retrato de conflictos personales y existenciales en el marco de una estructura capitalista, con la incorporación sistemática de referencias de la música popular, el jazz y el blues; ingredientes todos ellos que estarán presentes en la partitura de Trouble.

Trouble in Tahiti de Leonard Berntein en el Otoño Lírico de Vigo
Trouble in Tahiti de Leonard Berntein en el Otoño Lírico de Vigo. Foto: Jesús Nieto

La acertada escenografía planteada por Carlos Pardo articuló la ópera como culmen de una transmisión radiofónica, iniciada previamente con la interpretación de canciones como I Hate Music o Lonely Town y arreglos orquestales de populares fragmentos del West Side Story, complementando de este modo, con cierta lógica, la escasa duración de una ópera que, por si sola, apenas alcanza los 45 minutos y solventando, con el imprescindible atrezzo y distintos roll-ups o paneles identificativos de la acción, la dinámica conexión que requiere el desarrollo de la sucesión de las siete escenas de la obra. A lo largo de “On air before Trouble” los solistas vocales fueron haciendo acto de presencia sobre el supuesto plató de la emisora, acompañados de manera intermitente por los distintos componentes de una formación orquestal, que, una vez completada la plantilla, no abandonaría ya su posición elevada sobre el escenario del Teatro García Barbón antes de propiciar definitivamente el inicio de la obra. La versión musical para pequeño conjunto, escogida para esta ocasión, estaba encomendada al Ensemble Vigo 430 bajo la dirección de Francisco A. Moya, habitual batuta en el Otoño lírico. Guiomar Cantó encabezó junto a al barítono José Miguel Baena y el tenor Carlos Fernández a un eficaz ‘The Trio’, mientras que la pareja protagonista de Dinah y Sam fue encarnada por la mezzosoprano cántabra Beatriz Lanza (emotiva fue su interpretación del “There is a garden …”) y un notable Marco Moncloa, respectivamente.  El público vigués acogió con agrado y repetidos aplausos el conjunto de la representación, lo que supone una feliz noticia para la pervivencia de nuevas incorporaciones líricas dentro del cotidiano catálogo del Festival de ópera de Vigo.

Joaquín Gómez