Un recital de «Excelentia» en el Auditorio Nacional

123

Dentro de la muy extensa y variada programación de la Fundación Excelentia en diferentes escenarios y espacios musicales, se ha programado en el Auditorio Nacional un concierto de ópera y zarzuela de innegable interés.

Hacía tiempo que no escuchaba a la Orquesta Clásica Santa Cecilia, titular de esta Fundación, y he de reconocer mi agrado ante su mejora sustancial. La cuerda suena compacta, afinada, especialmente los violines y de calidad la madera. Lástima que el director valenciano Vicente Alberola no supiera equilibrar el sonido entre los metales y el resto de la orquesta. Sonaron estridentes y con un exagerado volumen llegando a cubrir en muchos momentos al resto de la orquesta. De todas formas faltan atriles en los violines que en algún momento quedan algo pobres.

Acompañaban a cuatro cantantes, uno por cada una de las cuatro cuerdas, con desigual resultado. Destacó sobremanera la soprano Ana Lucrecia García, cantante con una gran carrera internacional de voz bellísima, pianos increíbles y una paleta de colores estupenda que destacó especialmente en el aria de Aida “Ritorna vincitor” con una capacidad expresiva y de comunicación sobresalientes. El barítono Pablo Gálvez pose un timbre de innegable belleza  que sabe manejar de forma excelente. El tenor Miguel Borrallo no pudo lucir todas sus magnificas armas canoras al estar afectado por faringitis. Por su parte la mezzo Mª Luisa Corbacho mantuvo una discreta línea de canto.

El auditorio Nacional estaba al completo con un público dispuesto a disfrutar y que aplaudió con ganas. Un éxito.

Francisco García-Rosado