Victoria: cuando menos es más

95
Victoria: cuando menos es más
Victoria: cuando menos es más

En el espacio teatral Nave 72, una sala alternativa pequeña cercana a la Glorieta de Atocha, se ha presentado un espectáculo dedicado al maestro Joaquín Rodrigo y a su mujer Victoria. 

Con una puesta en escena mínima (caja negra, una pantalla donde se proyectan algunas imágenes, dos sillas y una mesita) ha contado con la participación de un guitarrista, una actriz y un cantante actor. Con estos mimbres se ha creado un espectáculo lírico teatral que se caracteriza por una intensa presentación poética y lírica de los años en que Rodrigo y Victoria vivieron su noviazgo. 

Se van leyendo las cartas que se escribieron en esos años y se intercalan con las Cinco canciones para niños del maestro. Una vez leídas de van colgando de las pinzas. Muy bello.

Se ha contado con una joven actriz espléndida, Patricia Peñalver, que supo dar todo el dramatismo, emoción, y matices al contenido de las cartas de Victoria. El bajo-barítono Andrés Jiménez-Ramírez posee una bellísima voz, aterciopelada, dúctil en la coloratura, expresiva, delicada con momentos de especial emoción en el canto piano. Como actor, pues además de cantante representa al maestro y lee sus cartas, es capaz de expresar el contenido de las mismas con emoción y coraje.

Le acompañó en las canciones el guitarrista Walter Silva que se limitó a cumplir.

El público se emocionó hasta las lágrimas. No se puede hacer más con menos y merece la pena asistir a algo que podría calificarse de milagroso. 

Francisco García-Rosado