Ciclo de Requiem de JJMM Granada. Requiem por un vivo

73

requiem2

CICLO DE RÉQUIEM DE JUVENTUDES MUSICALES DE GRANADA

Réquiem por un vivo, de José Pablo Serrano

Granada, Santuario de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro.­­­ 15 de noviembre de 2014

 

José R. Muñoz Molina

El sábado pasado se celebró el segundo concierto del Ciclo de Réquiem de Juventudes Musicales de Granada. El Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, iglesia del siglo XVII, presentaba un aspecto inmejorable, con todos las bancos ocupados y numeroso público de pie en los laterales y el fondo del templo. Definitivamente, un lleno absoluto. Bajo la dirección de Andrés Juncos, se reunieron un pequeño y variado grupo de solistas y tres coros locales —Camerata Coral Sine Nomine, Coral Polifónica de la Basílica de San Juan de Dios y Coro Canticum Novum— para interpretar el Réquiem por un vivo del compositor y profesor granadino José Pablo Serrano, que estuvo presente en el concierto.

Deseoso de escuchar en vida su propio réquiem, Francisco Nogales, amigo del compositor, encargó el Réquiem por un vivo (2003). Más allá de esta original anécdota, según explica José Pablo Serrano en su propia partitura, la obra pretende alejarse de los conceptos dramáticos y apocalípticos que rodean a la muerte para concebir «la palabra “Requiem” en su sentido sentimental de descanso eterno». La música de Réquiem por un vivo se caracteriza por un estilo melódico predominante, donde destacan algunos momentos particularmente emotivos.

Prácticamente omnipresente, el coro es el gran protagonista de la obra. En este sentido, el conjunto coral formado por las tres agrupaciones granadinas arriba mencionadas rayó a gran altura, mostrándose pleno y redondo en los pasajes más intensos, y sensible en aquellos más líricos. El otro actor principal de la partitura es el piano, tanto por su papel de acompañante fundamental del coro, como por la multitud de solos que presenta. Esta considerable responsabilidad fue sorteada por Puri Cano con seguridad y personalidad.

requiem1

La soprano navarra Andrea Jiménez hizo gala de una bella voz y estuvo espléndida en los emocionantes agudos e inflexiones melódicas que cierran el «Pie Jesu», el número que le correspondía interpretar. También sobresalió el barítono granadino Pablo Gálvez. Suyo fue el «Libera me», donde se mostró brillante y conmovedor, especialmente en el comprometido pasaje en el que tuvo que cantar junto al coro. Gema Isabel Lara destacó por el cuidado sonido de su oboe en sus intervenciones en el «Agnus Dei» e «In Paradisum». El director argentino Andrés Juncos hizo patentes su experiencia y capacidad para guiar al grupo hacia el gran resultado final.

El público asistente respondió con evidente entusiasmo, puesto en pie, aplaudiendo intensamente y emitiendo numerosos bravos, especialmente cuando saludó el compositor. Juventudes Musicales de Granada cuenta por éxitos los conciertos de su Ciclo de Réquiem y emplaza a sus socios y al público granadino en general a la tercera y última cita, el Requiem de Maurice Duruflé, que tendrá lugar el sábado 29 de noviembre.

 

Andrea Jiménez (soprano), Pablo Gálvez (barítono)

Camerata Coral Sine Nomine (dir. José Pablo Serrano), Coral Polifónica de la Basílica de San Juan de Dios (dir. Juan Ignacio Rodrigo), Coro Canticum Novum (dir. Jorge Rodríguez Morata)

Puri Cano (pianista), Francisco Javier Jiménez (organista), Gema Isabel Lara (oboísta), Antonio González (percusionista)­­

Andrés Juncos (director)/ Fotos: José J. Checa