Pepita Jiménez. Albéniz. Madrid

24

Pepita-Jimenez1.Albeniz.Madrid

Teatros de El Canal.

Dentro de la interesante y variada programación de Los Teatro de El Canal de Madrid esta vez le ha tocado turno a la ópera española. Mientras nuestro teatro nacional, el Real, se dedica ha producciones extrañas o estrenos sin interés alguno, El Canal se lanza a presentar esta ópera en su versión original y completa, después de un largo trabajo de investigación.

Sobre el texto de juan Valera, Albéniz compone un drama con final feliz de gran altura que hunde sus raíces en la España profunda. Calixto Bieto firma una producción, en colaboración con el teatro de La Plata (Argentina) donde se estrenó previamente, ambientada en la época de la represión franquista y dominada por los prejuicios y corrupciones de los estamentos religiosos católicos. Sin concesiones y dura, con impactantes escenas, tan propio de este director, que viene muy a cuento en esta historia.

Pepita-Jimenez2.Albeniz.Madrid

Un decorado muy bello e inteligente formado por una serie de armarios de donde salen y se ocultan todas las miserias y esperanzas humanas. Una iluminación  de Carlos Márquez y Miguel Angel Camacho inteligentísima y muy bella.

La protagonista fue la alemano-española Nicola Beller Carbone, quien, salvo tres intervenciones en Canarias, dos salomés y una Tosca era totalmente desconocida injustamente por los aficionados en la Península. Se trata de una gran soprano dramática con una voz muy dúctil y unos medios espléndidos con especial brillantez en la zona aguda. A eso le añade una capacidad actoral fuera de lo habitual de forma que su personaje es totalmente creíble y apabullante. Don Luis de Vargas fue  Gustavo Peña, eficaz en su cometido dubitativo y con una voz clara y armónica. La mezzo valenciana Marina Rodríguez-Cusí encarno el rol de Antoñona de forma perfecta, como nos tiene acostumbrados, en una partitura difícil que constantemente está saltando del grave al agudo. Magnifico Federico Gallar como Don Pedro de Vargas, con una voz muy poderosa y gran expresividad. José Antonio López fue el vicario y Axier Sánchez el Conde de Genazahar, quien va haciendo una carrera inteligente y cantando bastante diferentes roles, cumplieron con solvencia.

Magnífica dirección de José Ramón Encinar, un gran director de orquesta que es capaz de llevar a buen puerto cuantas partituras se ponen en su atríl. La orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid y el Coro de niños Pequeños Cantores dieron de sí lo mejor exhibiendo una gran sentido dramático y sin decaer en momento alguno.

Grandes ovaciones por un público que llenaba plenamente la sala. Un importante éxito a tener en cuenta y un título que debería ser repuesto.

Libreto:Francis Burdett Money-Coutts , (basado en la novela homónima de Juan Valera y revisado por Borja Mariño
Música: Isaac Albéniz
Segunda versión de Praga (1886)
Diseño escenográfico: Rebecca Ringst
Diseño de vestuario: Ingo Krügler
Dramaturga: Bettina Auer
Diseño de iluminación: Carlos Márquez / Miguel A. Camacho
Asistente de dirección escénica: Zosia Dowjat
Pianista repetidor: Javier Martínez
Regiduría: Pedro Tojar / Nieves Garcimartín
Sastrería: Isabel López/ Natalia Cieza
Utilería: Ana María Serpa / Gonzalo R. Checa
Caracterización: Joel Escaño
Sobretítulos: 36 caracteres
Directora de producción: Leticia Martín
Producción escénica realizada en los talleres del Teatro Argentino de la Plata en
coproducción con los Teatros del Canal
Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid
Coro de niños Pequeños Cantores
Intérpretes: Nicola Beller Carbone (Pepita Jiménez),  Gustavo Peña (Don Luis de Vargas), Marina Rodríguez Cusí (Antoñona),  Federico Gallar (Don Pedro de Vargas),  José Antonio López (El vicario),  Axier Sánchez (El conde de Genazahar),  
Diego Blázquez (Primer oficial),  Alfonso Martín (Segundo oficial)
Director de coro: Pedro Texeira
Directora del coro de niños: Ana González
Director de orquesta: José Ramón Encinar
Director de escena: Calixto Bieito
Duración total: 95 minutos (sin intervalo)
Estreno en Madrid: Teatros del Canal (Sala Roja), 21 – V -2013

Francisco García-Rosado