Mario Prisuelos reivindica a Tomás Marco

20
Mario Prisuelos reivindica a Tomás Marco
Mario Prisuelos reivindica a Tomás Marco

El pianista madrileño Mario Prisuelos presenta para el sello Ibs Classical su cuarto trabajo discográfico en solitario que dedica a una representativa a la par que desconocida muestra del catálogo pianístico del compositor Tomás Marco, en su gran mayoría obras en primera grabación mundial.

En el compacto se congregan piezas que abarcan un periodo de casi medio siglo, desde 1967, año de Fetiches, hasta 2014, cuando Marco dio vida a Toccata in moto perpetuo y la paradójica Movilidad de la escultura. Esta última obra está dedicada al propio pianista madrileño y supone un llamativo y no poco humorístico corpus de breves piezas con títulos tan singulares como el de la que abre la suite, “La victoria de Samotracia sobrevuela la escalinata del Louvre”, en la que el compositor realiza sutiles citas de La Marsellesa.

La disección de motivos melódicos y la disparidad de ritmos es la nota que define gran parte del trabajo compositivo de Tomás Marco aquí recopilado. Por ejemplo, Soleá, de 1982, es un experimento sonoro en torno al ritmo de esta danza popular andaluza, donde los acordes repetidos simulando rasgueos de guitarra dominan el discurso de la pieza.

Por otro lado, el tríptico pianístico es la característica formal de tres de las obras compendiadas en este álbum. Así, la miniatura recorre las Tres piezas minuto, de 1995, 1999 y 2000, cuya segunda, “Nana para el soñar de Beatriz”, -que no hace honor a la duración del título, pues alcanza los 3 minutos-, está dedicada a la hija del director de orquesta José Luis Temes. Giardini Scarlattiani (subtitulado “Sonata de Madrid), obra de 2006, supone la revisitación de las sonatas para tecla del barroco italiano Domenico Scarlatti adaptándolas a nuevos prismas y universos sonoros, pero manteniendo la esencia de los tres préstamos musicales originales a través de sus tres piezas (“Prado de San Isidro”, “Prado viejo” y “Buen Retiro”). Por último, Sonata en forma de Cármenes (2012), obra dedicada al pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro, gira en torno a los cármenes granadinos y la fascinación por el universo de Manuel de Falla.

La continua y exitosa experiencia interpretativa de Mario Prisuelos en el repertorio español contemporáneo le lleva a mostrar en este último proyecto una asombrosa adecuación a las diferentes exigencias técnicas y variados lenguajes expresivos que definen a cada una de las singulares obras que conforman este disco. Damos la enhorabuena al pianista madrileño por haber sido capaz de adentrarse valientemente en esta defensa y promoción de la música de nuestros compositores españoles actuales. Propuesta muy recomendable para ampliar el espectro de un repertorio infrecuente y para redescubrir a la vez el innegable talento de este joven pero ya asentado concertista.

Germán García Tomás