War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real: una interpretación sobrecogedora

58
War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real: una interpretación sobrecogedora
War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real

Una de las mayores virtudes de Britten fue su capacidad para saber renovar desde el respeto absoluto a lo clásico; supo dotar de modernidad a sus obras pero no adoptó la ruptura de la sonoridad que otros contemporáneos suyos promovieron y ejecutaron. El resultado, sorprendentemente, es que, sus obras, se mantienen igual de vigentes en temáticas y en lo musical.

Ejemplo vivo de este proceso es este War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real, en el que alterna el texto latino clásico habitual con los textos poéticos de Wilfred Owen; estrenada en plena guerra fría en 1962 a propósito de la consagración de la nueva Catedral de Coventry; como muy bien advierte Luís Gago en el programa de mano, esta obra deviene en un alegato pacifista donde están las tres guerras presentes: Wilfred Owen murió en la primera, se ejecutó después de la segunda y en plena guerra fría.

Musicalmente diseñó tres niveles, tres fuerzas musicales que interactúan entre sí, se alternan a lo largo de la obra hasta el abrumador final donde se combinan todas a la vez en perfecta simbiosis. La soprano solista y el coro van acompañados de la orquesta completa y cantan los textos clásicos; el barítono y el tenor tienen una pequeña orquesta de cámara e interpretan los poemas de Owen; por último, el coro de niños canta con el órgano y es preferible que esté a una cierta distancia de la orquesta, interpretando puntuales momentos del texto latino.

Es importante saber esto para comprender la dificultad que entraña interpretarla: los tres niveles musicales deben quedar perfectamente dibujados y el equilibrio debe mantenerse para que esto se produzca. Pablo Heras-Casado entendió y estudió perfectamente la disposición de los músicos, el coro de niños estaba situado en el palco real, la orquesta de cámara, al lado de barítono y tenor, a su derecha en el escenario y la soprano casi integrada con el coro de frente al director y a su izquierda. Esta disposición contribuía para ayudar a este equilibrio y se notaba que ha habido un trabajo detrás que se veía a lo largo de la interpretación. Heras-Casado dirigió de manera concisa con sus habitualmente claros gestos con las manos, rotundo, enérgico, pasional e intimista según el momento y sobre todo atentísimo a las dinámicas, frenando (muy sigilosamente, lo vi por estar en la primera fila) el volumen orquestal cuando la emoción llevaba a una posible descompensación; sonaron especialmente bien las cuerdas, tersas o ardientes según lo deseado; bien los metales a pesar de algún pequeño desajuste que no deslució el resultado final; fantástica la parte de cámara y el órgano a través de Miguel Ángel Tallante; especialmente reseñable me pareció la labor de la concertino, entiendo a la perfección cómo se puede interpretar sintiendo la música, la que haces y la que hacen tus compañeros. Apasionante final.

War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real: una interpretación sobrecogedora
War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real

Por otro lado lo vocal rozó la excelencia: John Mark Ainsley es un experto en el canto recitado que solicita Britten para sus tenores (con Peter Pears como modelo); destacó especialmente por su elegancia y la homogeneidad de su canto legato no exento de la necesaria emoción para dotar de vida a los versos de Owen, hermosísimo y emocionante dúo final con Jacques Imbrailo, su solo del emotivo y lóbrego “Strange Meeting” fue simplemente conmovedor, sólo tuvo cierta tirantez en los agudos que solventó inteligentemente; Imbrailo tiene una voz de barítono templada y muy hermosa en el timbre, con un agudo brillante y seguro y pequeñas dudas en lo más bajo de la tesitura; dotó de verdadera emoción a su excepcional personaje; Susan Gritton empezó ligeramente destemplada su actuación sobre todo en los saltos de octavas requeridos, le costó un poco afinarlos y los portamentos afeaban ligeramente la falta de concisión, afortunadamente fue mejorando, tanto en el Lacrymosa como en los momentos finales ,demostró mayor seguridad y su voz brilló a gran altura. Los coros del Teatro Real y de la Comunidad de Madrid estuvieron excepcionales, rotundos cuando fue necesario, sensibles y cargados de lirismo en otros momentos. Da gusto oír partituras de este nivel tan bien interpretadas y cantadas, tan bien entendidas por los propios cantantes. Transmitiendo tanta intensidad como requería esta maravilla. El contrapunto del coro de los pequeños cantores de la Jorcam fue sencillamente subyugador, el color que lograron, la sensibilidad, puro terciopelo cargado de emoción.

El final fue simplemente prodigioso, uno de esos momentos inolvidables por conseguir llegar a lo sublime. El silencio al terminar dejó al público anonadado, como si hubiéramos vivido una experiencia única, sobrecogedora. Lástima que no estuviera el Teatro lleno para disfrutarlo. Los que estuvimos, seguramente, no olvidemos nunca este War Requiem de Benjamin Britten en el Teatro Real.

Mariano Hortal