CD. Christmas Mass. Praetorius.ARCHIV

55

CD.Chrismas-mass

 

Praetorius: Chrismette (Misa de Navidad). Gabrieli Consort & Players, Boys Choir and Congregational Choir of Roskilde Catedral, Paul McCreesh (dirección). Archiv, 2013 (reedición).

 

Una luterana y policoral Misa de Navidad

Archiv, el sello de Deutsche Grammophon dedicado a la música barroca y antigua, presenta esta reedición de la “Misa de Navidad” del compositor y organista alemán Michael Praetorius (1571-1621) en la grabación que realizara hace ahora veinte años el director inglés especializado en música antigua Paul McCreesh al frente de sus Gabrieli Consort and Players, con instrumentos originales.

Fiel a la tradición y de acuerdo con las instrucciones dadas por el propio Praetorius, su obra puede ser interpretada con diversos efectivos, adaptándolas a las posibilidades del lugar y del momento. En base a ello, cada director musical realiza su propia versión siguiendo su propia concepción sonora y los medios de los que dispone. Por lo tanto, esta es la reconstrucción de un tipo de liturgia musical que podría haberse escuchado en una de las grandes parroquias de Alemania central en una mañana de Navidad hacia el año 1620. El punto de partida de la misa es la liturgia protestante luterana, tal y como quedó establecido en el dogma de Wolfenbüttel en 1569, y por ello los textos en su gran mayoría son en alemán, excepto unos pocos versos que combinan la lengua de Lutero con el latín.

A lo largo de la escucha de esta misa recreada el oyente asiste a las diferentes secciones de lo que pudo ser este evento religioso en aquella época, ambientado con el rico estilo compositivo de Praetorius, que aquí comienza con el canto Processional en gregoriano seguido del Introito, Kyrie y Gloria, tras los cuales el celebrante declama la epístola del día. Un himno gradual precede a la lectura, también declamada, del día de Navidad según el Evangelio de San Lucas. Tras el Credo, el principal pastor de la iglesia protestante accedería al púlpito mientras la comunidad entonaba un himno, el cual, acabado, daría paso al sermón de una hora aproximada de duración (no incluido en esta grabación). Le sigue aquí una sonata instrumental a cargo de cornetas y sacabuches. El motete Sanctus y los dos subsiguientes motetes de Comunión son introducidos por el Padre Nuestro y las palabras de consagración, pronunciadas siempre en la versión alemana instituida por Lutero. El cántico final hímnico y la pieza de salida (Recessional “In dolce jubilo”) expresan por última vez la alegría de la congregación en el día de Navidad.

A nivel estructural, la Misa de Navidad de Praetorius es un gran espectáculo litúrgico-musical para todo el oyente del siglo XXI que hoy se acerca a ella. La variedad de estilos, formas y actores implicados que se suceden a lo largo de esta composición de vastas proporciones otorgan a la obra en su conjunto una enorme vistosidad y un clima de grandiosidad poco común en la literatura sacra de la época. En primer lugar, a la hora de escoger música apropiada para la recreación de esta misa, Paul McCreesh partió del principio de que todas las fuerzas musicales disponibles en la época participarían activamente en el servicio del Día de Navidad: coros de niños, el coro de la propia catedral donde se celebraría el oficio religioso, músicos locales, cantantes amateurs talentosos y un conjunto de trompetistas de la corte. Esa variedad de agentes (vocales e instrumentales) se percibe en la distribución de los mismos efectuada en esta referencial grabación.

Pero por otro lado encontramos un elemento aún más evidente, y que fue uno de los principales propósitos del propio Praetorius en su época: el reparto de cantantes e instrumentistas en “coros concertantes” o ensembles de solistas, y en coros de capilla (tutti), una característica fundamental que permite expandir el principio contrastante de la música policoral de manera muy rica y variada, y de la que posteriormente otros compositores tomaron cuenta. Praetorius supo integrar este nuevo tipo de escritura a su estilo personal y lo demostró ampliamente en su antología Polyhymnia caduceatrix de 1619, una de las fuentes musicales de las que se vale McCreesh para esta misa, concretamente en el Introit, Kyrie, Gloria, en el motete Sanctus, en el primer motete de Comunión y el Recessional final, en los cuales el compositor alemán reinterpreta la melodía de los corales luteranos tradicionales con las técnicas de composición italiana, en una especie de fusión de estilos. Otra de las características es la variedad, lo que se denomina la práctica del alternatim, en el cual Praetorius hace alternar estrofa por estrofa, al conjunto de fieles junto a diversos grupos vocales e instrumentales que participan de forma unísona.

Esta grabación tuvo como escenario en 1993 uno de los edificios más adecuados para la ejecución de una pieza sacra de tales proporciones y que se amolda perfectamente al principio originario de la misma, la catedral de Roskilde en Dinamarca, una construcción integrada por varias galerías de diferentes alturas y un órgano que data de los siglos XVI y XVII, elementos que corresponden con el ideal sonoro de la época de Praetorius, y que podemos disfrutar al organista Timothy Roberts en los diferentes solos (preludios, voluntarios…) que van atravesando esta composición navideña, una auténtica experiencia musical sacra para disfrutar en los hogares.

Germán García Tomás