Il Ratto dal Serraglio: un rapto diferente

150
Il Ratto dal Serraglio: un rapto diferente
Il Ratto dal Serraglio: un rapto diferente

En este doble C.D., editado por Bongiovanni, podemos escuchar una especial versión en directo del gran singspiel Die Entführung aus dem Serail de Wolfgang Amadeus Mozart, concretamente se trata de una adaptación al gusto teatral italiano de la primera mitad del siglo XIX que, sobre la obra de Mozart, realizó Pietro Lichtenthal, dando como resultado un rapto diferente.

Este tipo de práctica no fue algo extraño en la Italia de esa época, siendo numerosas las obras que se retocaban con el fin de hacerlas más apropiadas al público italiano de esos momentos. En este rapto, a pesar de respetar la partitura del genio de Salzburgo en su mayor parte, hay cambios sustanciales, el más evidente es la utilización del italiano en lugar del alemán de la original; los diálogos del singspiel son sustituídos en esta ocasión por recitativos. El personaje de Selim, que en la obra original no tiene fragmentos cantados, tiene numerosos fragmentos musicales. Además, en este rapto hay algunos fragmentos musicales que nada tienen que ver con el original, haciendo citas de otras obras musicales, incluídas algunas del propio Mozart como el famoso Rondó alla turca o Don Giovanni. El resultado final es una adaptación de la genial obra algo distinta, un rapto diferente aunque totalmente reconocible en su mayor parte. Personalmente soy más partidario de representar las obras en su versión original pero no deja de ser interesante, especialmente para los aficionados más curiosos, escuchar este tipo de representaciones que nos acercan a los criterios estéticos del público italiano de la primera mitad del siglo XIX.

Este rapto diferente, adaptado en 1838 del original de 1782, es una representación en directo del año 2012 desde el Teatro Olímpico de Vicenza en la que Giovanni Battista Rigon está al frente de la orquesta de dicho teatro y del coro I Polifonici Vicentini, dirigido por Pierluigi Comparin; ambas formaciones están a un nivel correcto, eficaz, cumpliendo sobradamente su función. En cuanto a los solistas cabe mencionar al tenor Carlos Natale, sin un timbre bonito, algo nasal, sí transmite eficazmente el carácter humorístico y pícaro de Pedrillo. Tampoco es especialmente agradable el timbre de Filippo Morace en el papel de Osmino, sin problemas en los agudos pero perdiendo algo de fuerza en las notas más graves, pero, de la misma manera, me parece convincente su interpretación, dándole a su personaje el toque cómico necesario para resultar eficaz, para hacerlo funcionar correctamente. Una de las novedades de este rapto es la intervención musical de Selim, al que el bajo Gabriele Sagona le presta su bonita voz, con cuerpo, con solvencia, una voz totalmente convincente, redonda, que es utilizada con musicalidad y buen gusto. En cuanto a los personajes femeninos la soprano Tatiana Aguiar encarna muy bien a Bionda, cantando con musicalidad durante toda la obra, ejecutando eficazmente sus pasajes, muy bien trabajados y demostrando unas buenas condiciones vocales en una solvente y buena interpretación. En cuanto a Constanza, interpretada por la soprano granadina Sandra Pastrana, realiza también un trabajo serio y eficaz, muy bien en el uso de la dinámica, solvente en la ejecución de los ornamentos y cantando con buen gusto y elegante musicalidad. Finalmente, el papel de Belmonte es interpretado por Francesco Marsiglia, un tenor con un muy hermoso timbre cuyo registro, entre lírico y ligero, es muy apropiado para la música de Mozart; además, creo que entiende muy bien al personaje, al que interpreta con una hábil mezcla de humor y lirismo, lleno de musicalidad y buen hacer.

Los cambios realizados en esta versión, fiel a Mozart a pesar de tener algo de “pastiche” en algunos momentos, no mejoran lo que realizó en su momento el genio de Salzburgo; sin embargo sí creo que tiene interés, ya que es una visión de la obra desde otra perspectiva, desde una óptica cincuenta años posterior y acorde con los gustos italianos del momento, que ha conservado el encanto y la frescura de Mozart, con los hermosos concertantes de varios personajes que se van sumando a la acción, con esa belleza melódica puramente clásica de la obra original. Además creo que la interpretación, a pesar de que en momentos muy puntuales las voces aparecen menos nítidas, con toda seguridad por los movimientos en el escenario a los que obliga el directo, sí tiene calidad musical, buen nivel. Recomiendo consecuentemente, especialmente al público curioso y al que tiene un especial interés por conocer cómo ha evolucionado la percepción de la música de Mozart a lo largo de la historia, este doble C.D. que nos ofrece una versión interesante de Die Entführung aus dem Serail, que nos ofrece un rapto diferente.

Emilio Lacárcel Vílchez