Las Rozas de Madrid: el impulso a la danza cuando su concejal de cultura es profesional de este arte

1528
Gloria Fernández, junto al alcalde de Las Rozas, José de Uz
Gloria Fernández, junto al alcalde de Las Rozas, José de Uz
La ciudad cuenta desde 2019 con Gloria Fernández Álvarez como máxima responsable de la concejalía. Su Escuela de Danza municipal tiene trescientos alumnos en ballet y danza española. Durante la pandemia, ha promovido la emisión de espectáculos online, remunerando profesionalmente a las compañías sus producciones grabadas.

Cristina Marinero

Si no la única, Gloria Fernánde Álvarez  es de las poquísimas concejales de Cultura de un ayuntamiento en España que ha accedido a ese puesto siendo profesional de danza. Una rara avis que merece ser destacada.

Su municipio, Las Rozas, se caracteriza por la gran participación de sus ciudadanos en el terreno de las artes y, también, el deporte. En esta ciudad del noroeste de Madrid, además, tiene su sede Ibérica de Danza, dirigida por Manuel Segovia y Violeta Ruiz del Valle, Compañía Residente de la Comunidad de Madrid en el municipio desde 2001, año en el que Segovia obtuvo el Premio Nacional de Danza como coreógrafo. La fundaron en 1993, junto a la también bailarina y maestra Raquel Ruiz, y durante las casi dos décadas en esta ciudad han mantenido una colaboración estrecha con Gloria Fernández desde que era profesora de danza española de la Escuela y, después, su coordinadora.

 “Ser concejal de Cultura en Las Rozas es un regalo porque yo no tenía trayectoria política y no me la planteaba”, confiesa Fernández,  quien accedió al cargo tras las elecciones de 2019. “Pero es que nuestro alcalde, José de la Uz, es un lujo, una persona concienciada con todo, con el arte, la cultura, el deporte… Después de años con la danza como profesora y la coordinación de la escuela, le pareció interesante contar conmigo para su proyecto para esta legislatura”.

Gloria Fernández vivió un ambiente muy artístico en su casa, sobre todo a través de la gran afición musical de sus abuelos y la pasión por el arte del movimiento que le transmitió su madre. “No recuerdo la vida sin danza”, asegura. Estudió con los reputados maestros y anteriores grandes bailarines Antonio Salas -que bailó con Antonio, Pilar López y fue solista del Ballet Nacional de España (BNE)-  y Aurora Pons, tristemente fallecida en 2016; una de las figuras más importantes de España, primera bailarina en el Liceo, también con los ballets de Antonio y Pilar López; catedrática de danza clásica de la Real Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Madrid, y maestra, y después directora, del Ballet Nacional, de 1993 a 1997. También fueron maestros suyos Victoria Eugenia ‘Bety’ -quien acompañó a Pons y a Nana Lorca en la dirección del BNE- y Paco Fernández, muy querido también cuando enseñó en la Real Escuela. “Mi vocación siempre ha sido la enseñanza y cuando Ana González [quien también fue primera bailarina del Ballet Nacional, una de sus figuras en su época gloriosa] iba a inaugurar el centro, como me había conocido por Antonio y Aurora, contó conmigo para iniciar el proyecto”.

La Escuela de Danza de Las Rozas comenzó en 1991 por ese impulso de Ana González, quien la dirigió hasta el 2000. “Creó un proyecto muy bonito, por el que pasaron muchos profesores, como el coreógrafo Juan Carlos Santamaría, que se nos fue muy joven, una pena que falleciera porque era un gran artista. Ana perdió la dirección nueve años después, por causas ajenas a su voluntad: para mí fue uno de esos palos que te da la vida y como era muy joven, se te quedan”, explica. “Por eso hice el Homenaje por el 25º aniversario de su fundación, porque Ana tenía que recoger lo que nos dio. Políticamente había cambiado todo, yo era la coordinadora y el alcalde me dio la oportunidad de poner en marcha esta gala. Ana creó un sentir por la danza con mucho peso, que continúa. Incluso su idea era muy profesional, aunque luego se ha tenido que llevar a algo más lúdico, dentro de lo municipal, pero siguiendo esa línea”.

Los 300 alumnos de la Escuela Municipal de Danza de Las Rozas estudian ballet clásico, danza española estilizada, escuela bolera, flamenco, folklore y danza contemporánea. Lo mismo niños, jóvenes y adultos, “algunos, ingenieros, por ejemplo, que siguen con la danza porque la aman”.

Danza Española, por los alumnos de Las Rozas

La apuesta de Gloria Fernández, con buen criterio, es centrarse en estas disciplinas y alejarse de hip-hop, danza de calle y otras ofertas similares que son las que suelen verse en otros municipios. “Trabajamos para que lo que hagan, lo hagan bien, con la disciplina que conlleva el ballet y la danza española, siempre dentro de las posibilidades de unos estudios amateur. Y la gente está encantada”, puntualiza subrayando lo activo que es el municipio. “Ese es mi objetivo, hacerles partícipes a todos. En Navidad, como viste por el vídeo que se difundió, todos los concejales del ayuntamiento y el alcalde bailamos un vals en la calle, coreografiado, sobre alfombra roja y vestidos de gala. Habíamos empezado los ensayos en septiembre, una hora todos los lunes, y fue un momento de hacer equipo muy bonito, junto con las alumnas mayores de la escuela”.

La pandemia por la Covid-19 ha paralizado el mundo y también los proyectos, sobre todo los que agrupan a las personas, cerrando las temporadas de los teatros, aunque se retomarán en cuanto sea posible. “Está previsto construir un teatro más grande, porque los que tenemos se llenan siempre con la programación que ofrecemos. Estamos haciendo un estudio previo porque también nos faltan espacios para las escuelas de danza, música, arte dramático, la de artes plásticas. Todas están llenas”.

Durante este estado de alarma que ahora va mitigándose, tampoco han cesado en su actividad y Gloria Fernández ha reactivado el canal de youtube del ayuntamiento con montajes de danza y teatro. Eso sí, y muy importante, cada emisión de las obras o coreografías se ha pagado a las compañías, manteniendo con este trato el respeto profesional que se debe ofrecer a nuestros artistas.

“Cerrar los teatros ha supuesto un drama», subraya Fernández cuando todavía no pueden abrirse porque se mantiene a la Comunidad de Madrid en fase 0. «Hemos utilizado el canal del ayuntamiento, que tenía 130 suscriptores y ahora cuenta con 1600, porque el gabinete del alcalde vio fenomenal nuestra iniciativa de programar actividad online de los teatros para ayudar al sector cultural.  Y la directriz es que se pagaran estas actuaciones, por supuesto. No había precedente y, entre derechos de autor, hablar con Sgae y lo que conlleva, requiere mucho control y autorizaciones, bastante trabajo. Así, hemos trasladado la actividad cultural general, todo lo que hacemos en bibliotecas y teatros, al canal de youtube. Estamos muy contentos porque ha habido 50.000 visualizaciones de toda la propuesta cultural y además ha sido nuestra manera de ayudar a que el sector permanezca un poco activo y recibiese ingresos. Continuaremos con el canal para facilitar la cultura y el arte a distancia, ahora que lo hemos impulsado».

Tampoco han parado la actividad de su Escuela de Música y Danza. Establecieron, nos cuenta, «un protocolo de clases online a través de las plataformas digitales, desde el 15 marzo, que se pudo hacer por la buena voluntad de todos los profesores, con mucho esfuerzo, por supuesto, y con gente que, en principio, no lo veía posible, es comprensible, porque dar clase de danza desde casa es muy complicado, para este arte no es lo mismo, pero luego se vio el buen efecto. Y también ha resultado un éxito porque han sido un 95% de alumnos los que todavía siguen la actividad desde sus casas», puntualiza. «Además, el alcalde propuso que no se cobrara el trimestre y así se ha garantizado la oferta de formación. Hemos recibido muchos agradecimientos de los ciudadanos. Estoy muy contenta, por ellos y porque los niños han tenido una regularidad en sus clases, han mantenido el contacto con sus profesores y han continuado con sus rutinas, que es lo fundamental”.